“La dolarización de carteras está en niveles previos al cepo”

Pablo Santiago

 

Entrevista a Pablo Santiago Head of Research del Banco Mariva

 
En diálogo con El Economista, Pablo Santiago, Head of Research del Banco Mariva, sostiene que la avidez de los minoristas por el billete verde “pone en evidencia la visión de los agentes locales de que el peso se encontraría apreciado”, aunque los números no muestran una situación alarmante. Además, opina sobre qué debe hacer el BCRA, el impacto de las elecciones en la demanda de deuda soberana y qué opciones de inversión existen hoy en el mercado vernáculo. Según sus números, el PIB crecerá 3% y la inflación rondará el 20%.

 

¿Hay atraso cambiario en Argentina como dicen muchos economistas y empresarios?

Hay varios indicadores que dan cuenta de un contexto de apreciación de la moneda. A modo de referencia, el tipo de cambio real multilateral se encuentra actualmente por debajo a los niveles previos a la devaluación de enero de 2014, a la vez que el déficit por turismo continúa incrementándose a un ritmo elevado. Dicho esto, cabe mencionar que los niveles de competitividad cambiaria se encuentran todavía por encima a los observados previo a la salida del cepo, en particular en la relación bilateral con Brasil, producto de la marcada apreciación del real durante los últimos meses.

 

¿Perciben una mayor dolarización de carteras o de inversores pequeños?

La compra de billetes está en el orden los US$ 2.500 millones en los últimos meses, un nivel elevado… Efectivamente los datos del mercado cambiario muestran una creciente dolarización de carteras, especialmente en el caso de la demanda minorista. Por caso, en los últimos dos meses se alcanzaron niveles similares a la época previos al cepo. Esta tendencia pone en evidencia la visión de los agentes locales de que el peso se encontraría apreciado.

 

¿Creen que el Gobierno tiene margen para actuar o el nivel del tipo de cambio es por abundancia de dólares financieros que ingresan?

Desde ya que la autoridad monetaria tiene mecanismos para incidir en la evolución del tipo de cambio, ya sea mediante la intervención directa en el mercado cambiario o en la variación de la tasa de referencia. Respecto a la primera, cabe señalar que desde julio pasado la autoridad monetaria ha dejado de intervenir en forma significativa, argumentando que se ha adoptado un régimen de tipo de cambio flexible librado a la libre oferta y demanda de los agentes. Por su parte, si bien el BCRA podría tomar la decisión de recortar la tasa de referencia para inducir una mayor depreciación del peso, dicha medida sería contraproducente al objetivo de desinflación de la economía, el cual quedó instaurado al inaugurar el régimen de metas de inflación en septiembre pasado.

 

Hubo mucho ingreso de dólares de afuera para hacer el famoso carry trade. ¿Creen que seguirá esa apuesta financiera?

La mejora de las perspectivas de la economía local sumado a la estabilización del nivel de incertidumbre global incentivan la continuidad de Argentina como un destino atractivo para los flujos financieros internacionales. Dicho esto, con la cercanía de las elecciones de medio término, la avidez de la demanda extranjera por activos de deuda argentina podría verse condicionada por la evolución de las encuestas electorales.

 

¿Cómo están evaluando en términos económicos este 2017? Hay consenso en que rebotará la economía y bajará la inflación…

Nuestra visión es que la economía registrará un rebote este año, creciendo en torno al 3%, impulsado por una recuperación del consumo privado, a partir de la recomposición del salario real, sumado a un auge de la obra pública y una mejora de las perspectivas de nuestro principal socio regional, Brasil. En cuanto a nuestra proyección de inflación para 2017, creemos que finalizará por encima del 20, por arriba del tope de meta del BCRA).

 

¿Hay atractivo en la renta fija argentina y qué tipo de bonos privilegian?

Dentro del mundo de moneda local, consideramos que las Lebac continúan siendo la opción más atractiva. En cuanto a las alternativas de inversión en moneda extranjera, mantenemos una visión constructiva para la deuda soberana, la cual creemos que continuará comprimiendo spreads, teniendo en cuenta que la Argentina continua pagando una sobretasa respecto a sus pares regionales.

 

El año empezó con fuerte emisiones de deuda. ¿Seguirá o la mayor parte ya la vimos?

El Gobierno logró cubrir gran parte de sus necesidades financieras en moneda extranjera, aproximadamente el 70%, durante las primeras semanas del año. De cara a lo que resta de 2017, esperamos un mayor protagonismo de las emisiones de deuda tanto provincial como corporativa. Asimismo, anticipamos una mayor emisión de deuda soberana en moneda local.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *