Hubo acuerdo para los yerbateros

Después de una semana de protestas, consiguieron ayuda estatal y provincial para afrontar la baja rentabilidad del sector

 

Cuando parecía que el conflicto no tenía final, finalmente llegó el alivio para los productores de yerba mate de Misiones, que iniciaron un plan de lucha hace poco más de un mes pero que se agudizó esta semana, con tractorazos y la toma del edificio del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM), lo que terminó con enfrentamientos y presencia policial.

 

Lo cierto es que las negociaciones se complicaron en las últimas horas, dado que los dirigentes del organismo no quisieron asistir a las reuniones pactadas por “miedo a que se pusiera en peligro su integridad física”. Quien sí intervino fue el gobernador provincial, Hugo Passalacqua, que apoyó el reclamo del sector y logró un llamado del secretario de Coordinación y Desarrollo Territorial del Ministerio de Agroindustria de la Nación, Santiago Hardie, quien prometió viajar para contribuir a una solución inmediata, pero a último momento se ausentó porque “no consiguió pasaje” a Posadas. En ese marco, en un clima de extrema tensión, los productores iniciaron un tractorazo para pedir respuestas.

 

Avances tras la crisis

 

El miércoles a la tarde se llevó a cabo una sesión extraordinaria del INYM, en la que se abordó la problemática de la actividad, que perdió rentabilidad en forma abrupta en la última cosecha a partir de la sobre producción de materia prima, por lo que los precios se deprimieron y los productores comenzaron a cobrar montos por debajo de los pactados durante el último laudo fijado por representantes del Gobierno Nacional. Es que siquiera las exportaciones alcanzaron para cubrir las ventas necesarias, lo que denota la necesidad de una política de promoción mayor a la actual.

 

Por eso, los principales puntos del acuerdo pasaron por el compromiso del organismo de garantizar el pago de los precios acordados a través de controles más rigurosos, así como también por el financiamiento de la cosecha de hoja verde para cooperativas y pequeños productores y la cupificación de nuevas plantaciones del cultivo. Asimismo, se acordó avanzar en la conformación de una comisión asesora que funcionará en forma permanente y que se compondrá por seis miembros titulares y seis suplentes, que serán elegidos por los productores.

 

En cuanto a los precios, según explicó el presidente del INYM, Alberto Re, tendrán que volver a ser laudados por la Nación a través del Ministerio de Agroindustria. En ese sentido, se estableció al primero de abril como último plazo para la determinación de las cotizaciones, por lo que toda la yerba que se coseche hasta ese momento se pagará al valor actual de $ 5,10 por kilogramo.

 

En tanto, se implementarán todos los controles de transacción de yerba mate junto a la AFIP y Rentas de la provincia y se suspenderán las nuevas plantaciones hasta 2019 para lograr alcanzar un equilibrio entre la oferta y la demanda. La idea, más precisamente, es “dejar en planta el 20% de la hoja verde de cada cosecha en los próximos tres años”, indicaron los productores.

 

Por último, el Estado y el gobierno provincial se comprometieron a garantizar un fondo de alrededor de $ 200 millones, complementado por otros $ 15 millones aportados por el INYM, para financiar los intereses que generen los cheques posdatados que se efectivizarán a través del Banco Nación. “De aquí en más, se deberá trabajar por el cumplimiento efectivo de lo acordado y avanzar con los temas aún pendientes. Pero es un paso. Hubo mucha gente que protagonizó esta lucha, tareferos y productores. Desde nuestra entidad realizamos intensas gestiones ante las autoridades”, expresó Omar Príncipe, presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA).

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *