Extreman controles a carnes de Brasil

Tras el escándalo por la carne adulterada, Agroindustria y Senasa anunciaron medidas, aunque no cerrarán las importaciones.

 

En medio de la fuerte crisis que atraviesa Brasil por la supuesta comercialización de carne adulterada o podrida, que incluiría el pago de coimas al presidente Temer, el Gobierno Nacional anunció que incrementará los controles a todos los productos cárnicos provenientes del país vecino, y garantizó “seguridad” a la población en relación a lo que consume. Así lo expresó ayer el ministro de Agroindustria de la Nación, Ricardo Buryaile, en declaraciones radiales, en las que señaló también que hasta la fecha no apareció “ningún informe, ni ninguna anormalidad que tenga que ver con los productos que ingresaron de Brasil”.

 

En ese sentido, el funcionario reiteró que el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) “extremará aún más los controles” y “tomará los recaudos que hagan falta”. “Tenemos un servicio sanitario que sistemáticamente hace muestreos para garantizar la inocuidad de los alimentos, que inspecciona las partidas, hace muestreos para ver si presentan o anomalías y si está en condiciones de exportación; y nada ha detectado a esto”, explicó.

 

“Nosotros estamos enmarcados en un proyecto de transparencia en la comercialización de la carne, hemos tenido sanciones a plantas frigoríficas. A veces no resulta simpático pero, sobre todas las cosas, no nos podemos permitir que este tipo de eventos nos enfermen a la población y, segundo, que nos saquen fuera del comercio”, se explayó Buryaile.

 

Un mercado líder

 

El escándalo se instaló en un buen momento para la ganadería brasileña, que además de posicionarse como el mayor productor y exportador a nivel mundial, ganaba más mercados mientras dejaba atrás su mala fama de “carne dura”. Además de compradores fuertes como Estados Unidos y China, el país de Temer le vendía carne porcina y aviar a la Argentina, lo cual justamente fue motivo de quejas por parte de dirigentes de ambos sectores. Por eso, algunos especialistas deslizaron que la crisis podría convertirse en una oportunidad para nuestro país, algo que Buryaile se encargó de descartar.

 

En primer lugar, el ministro rechazó la idea de cerrar las importaciones como lo hizo China y pidió “no empezar a especular con alguna deficiencia que haya tenido un socio del Mercosur con alguna de sus plantas”. “Si uno mira a priori parecería que puede favorecer las exportaciones argentinas pero yo creo que hay que tener cuidado con esto. No nos favorece que Brasil tenga un tropezón en su economía”, reflexionó.

 

“La industria frigorífica en Brasil es muy importante, por lo tanto, lo que la gente, si percibe algún problema, deja de comer carne del Mercosur”, dijo, quizás en referencia al pedido de Francia para excluir a la carne de las negociaciones con el bloque. Es que, de cerrarse las puertas, los importadores buscarán reemplazantes, que podrían ser, por su magnitud, Nueva Zelanda, Austria, Estados Unidos, México, la India o hasta Paraguay y Uruguay, que exportan más que nuestro país.

 

Por último, Buryaile celebró la medida tomada por el Ministerio de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento (MAPA) del país vecino de autoexcluir del comercio internacional a los establecimientos involucrados. “El Gobierno Nacional mantiene contacto permanente con las autoridades políticas y con el servicio sanitario de Brasil para proteger la salud y el bienestar de los ciudadanos argentinos a la espera de que las instituciones brasileñas resuelvan en tiempo y forma la situación suscitada”, remarcó.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *