Bajó el desempleo al 7,6% y apuntan al factor “desaliento”

Según el propio Indec la baja se explica por una reducción en la población económicamente activa.

Casa rosada Gobierno

 

El Indec publicó ayer datos del mercado laboral que indican que el 2016 cerró con una tasa de desocupación de 7,6%, lo que muestra una baja de 1,1 punto respecto del tercer trimestre del mismo año y de 1,7 en relación con el segundo trimestre, cuando se reanudó la medición de este indicador. Los datos dieron margen para el debate. El Gobierno buscó capitalizarlos para mostrar una evidente mejora del empleo, mientras hubo quienes señalaron que son “neutros” en tanto responden a un movimiento estacional. Otros lo atribuyeron a un fuerte “efecto desaliento” que empujó a miles de personas a dejar de buscar trabajo y pasar a engrosar las filas de los inactivos.

 

Según el Indec, en el cuarto trimestre del 2016 la tasa de actividad fue de 45,3% lo que implica una baja respecto de los dos trimestres anteriores, que fue de 46%. También la tasa de empleo se redujo: de 42,1% en el tercer trimestre pasó a 41,9% en el cuarto. Si bien la variación de este último dato no es estadísticamente significativa, sirve para interpretar que la caída de la desocupación no se debió al aumento de puestos de trabajo sino al aumento de la inactividad. Así lo consideró el proprio organismo oficial, que explicó en su informe que “disminuye la actividad y la desocupación por refugio en la inactividad”.

 

Cuadro

 

Según los números, el desempleo afecta a afecta a 940.000 trabajadores dentro de los 18 aglomerados medidos por la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), que se extiende a 1,6 millones de personas si se extrapola el dato a la población total. Además de los desocupados, hay ocupados que demandan trabajar más horas (14,6%). En total los trabajadores con problemas de empleo ascienden 22,2% y suman 2,7 millones de personas.

 

Diferentes visiones

 

Desde el Ministerio de Trabajo celebraron los nuevos datos del Indec al señalar que muestran una evidente recuperación de los puestos de trabajo, pero hubo distintas opiniones al respecto.

 

Para el economista Tomas Raffo, integrante del Instituto de

Pensamiento y Políticas Públicas (IPyPP), que encabeza Claudio Lozano, los nuevos datos muestran que “no hay despegue del mercado laboral, no hay crecimiento del empleo y hay un efecto desaliento muy fuerte que maquilla las tasas y que se presenta como si fuera una mejora”. Según dijo a este diario, “la caída en la tasa de desocupación es enteramente fruto de la caída en la tasa de actividad: cae la proporción que sale a participar del mercado laboral”. En efecto, la tasa de actividad se redujo 0,7%, lo que implica que casi 150.000 trabajadores abandonaron su condición de trabajadores y pasaron a considerarse inactivos.

 

Para el economista Federico González Rouco, “lejos de ser alarmantes, éstos datos en conjunto con los del Sistema Integrado Provisional Argentino, que muestra que el empleo registrado viene creciendo hace seis meses, destierran la idea de que hay una crisis de empleo”. “Mirando en términos anuales vemos claro que en el 2016 el aumento fuerte de desempleo estuvo en el primer trimestre y que después fue cayendo”, añadió.

 

Según González Rouco los nuevos datos no muestran ninguna variación relevante, sino que responden a la dinámica estacional habitual: el último trimestre del año suele contar con una menor proporción de trabajadores activos debido a que quienes buscaron y no encontraron trabajo hasta ese momento suelen deponer la búsqueda sobre fin de año para reiniciarla luego del verano. En este sentido, señaló que no es correcto comparar un trimestre con el anterior sino cotejarlo con el mismo período del año anterior, datos que no están disponibles.

 

Diferencias regionales

 

Anivel nacional, las mejoras se notaron en las provincias donde hay más empleo motorizado por el sector agropecuario. Entre el tercer y el cuarto trimestre sólo subió tasa de empleo en la región pampeana (+0,5 puntos porcentuales). En contraposición, donde más empeoró fue en Cuyo (-1,3) y el Noreste (-1,3).

 

La tasa de desocupación más alta se registró en aglomerados más asociados a la industria como Mar del Plata (10%), los partidos del Gran Buenos Aires (9,4%) y Bahía Blanca (9,2%).

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *