Cayó 23,2% la liquidación de agrodólares en 2017

 

Un informe elaborado por la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC) señaló que la semana pasada ingresaron US$ 396.774.472 en concepto de venta de granos y derivados, lo que representa un retroceso del 18,4 % en relación a igual período de 2016, cuando se liquidaron US$ 486.349.545. De esta manera, hasta la fecha ingresaron US$ 3.746.638.726, por lo que la baja alcanzó el 23,2 % interanual.

 

De todas maneras, en la comparación con los cinco días previos, se registró un incremento del orden de US$ 197.675.943, ya que en ese momento se recaudaron US$ 199.098.529. “La mayor parte del ingreso de divisas en este sector se produce con bastante antelación a la exportación, anticipación que ronda los treinta días en el caso de los granos y alcanza hasta los noventa días para aceites y harinas proteicas”, recordaron Ciara y CEC, entidades que representan un tercio de las ventas externas del país.

 

Efecto dólar

 

Los datos no resultan menores si si se toma en cuenta que en lo que va del año el dólar registra un atraso importante que, evidentemente, afecta en los productores a la hora de tomar la decisión de liquidar la cosecha.

 

La diferencia con los números de 2016 es notoria: el año pasado a esta altura el sector agropecuario se encontraba en pleno boom y desde enero registraba picos en las exportaciones luego del impacto de la eliminación de los ROEs y la quita de las retenciones para todos los cultivos menos la soja. En ese sentido, el empresario se había decidido por vender el stock que había guardado durante el mandato de Cristina Kirchner, cuando las condiciones del mercado no eran las más favorables para la actividad agrícola.

 

Ahora, los productores deben enfrentar las consecuencias de las adversidades climáticas del verano, entre las que se destacaron los incendios forestales, la sequía y las inundaciones, que dejaron fuertes pérdidas en gran parte de la zona núcleo.

 

Paralelamente, y pese a que el oficialismo y el sector privado proyectan una campaña 2016/17 con un récord de producción de granos, sobre todo en el caso del maíz y el trigo, lo cierto es que este año arrancó con menos descuentos impositivos, dado que la oleaginosa recibirá una rebaja mensual de apenas el 0,5%, al contrario de lo prometido por el presidente Mauricio Macri durante su campaña electoral, cuando garantizó que descontaría en el 5% el tributo cada año, algo que solamente se cumplirá para las provincias pertenecientes al Plan Belgrano, que se encuentran alejadas de los puertos y se ven afectadas por los altos costos de los fletes.

 

Así las cosas, la siembra de soja concluyó en febrero, y se estima que la producción nacional total del grano alcanzará las 54,8 millones de toneladas de acuerdo a los datos de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, una cifra que, de concretarse, se ubicaría por debajo de las 56 millones de toneladas del ciclo pasado, aunque resultaría razonable para el sector debido a la alta rotación de cultivos que se registró en el presente ciclo, que benefició a los cereales frente al grano más importante y con mayor comercialización del país.

 

Precios y mercado

 

En el plano de las cotizaciones, la soja inició una semana sin cambios luego de tocar mínimos de dos meses. La situación en Sudamérica ejerció presión sobre los precios dadas las mejores perspectivas en la cosecha, principalmente en Brasil, donde ya se alcanzó el 56% de la recolección sobre el área total versus el 52% del mismo período del año pasado. Así, el cultivo cerró a US$ 366,06 por tonelada en el mercado internacional de Chicago.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *