El agro fue el gran empleador

Un informe sostiene que por esta actividad, en la región central se produjo mayor parte de la creación de nuevo empleo

 

A contramano de los postulados que indican que el agro no genera trabajo, un informe elaborado por la Universidad Austral indica que en la región central del país fue donde se produjo la mayor cantidad de nuevos puestos de trabajo gracias al repunte en la actividad agropecuaria en el último cuatrimestre del año. De igual modo, las actividades terciarias mostraron una evolución positiva en la mayoría de los centros urbanos de la región, mientras que las principales caídas se concentraron en la construcción y la industria manufacturera.

 

“Cuando desde el interior del país se mencionan estos datos de actividad económica no faltan las voces que argumentan que estas actividades no crean empleo. Bueno, por lo que se está viendo, no es así”, señala Ana Inés Navarro, autora del informe. Según releva la economista, las mediciones de empleo del Indec para el cuarto trimestre de 2016 evidencian que en la región central el empleo urbano es mayor al del resto del país –destacándose en particular el Gran Rosario y la ciudad de Río Cuarto, con tasas de empleo de 44,6% y 43,6%, respectivamente–. “Después de la ciudad de Buenos Aires –un mundo aparte– estas dos ciudades ocupan el segundo y tercer puestos en tasa de empleo en la medición del Indec”, remarca y agrega que “en empleo formal, también es mejor la dinámica promedio de los principales centros urbanos de la región”.

 

Una mejora en buena parte traccionada por el repunte del agro, que ya se venía evidenciando en los primeros trimestres luego de la quita –o baja– de retenciones, el aumento del tipo de cambio y otras iniciativas que apuntaron al sector, pero que terminó de consolidarse hacia finales de año. “Desde fines de 2016, la economía del interior viene mostrando cambios mensuales positivos tanto en producción como en consumo –comenta Navarro–. La agroindustria registra un importante dinamismo en la venta de insumos, equipos y maquinarias”.

 

En ese sentido, el reporte de la Universidad Austral coincide con la lectura de la mayoría de los economistas en que a pesar de que la mayoría de los indicadores cerraron el año pasado con contracciones interanuales, los datos del último trimestre del año permiten avizorar una reactivación durante este año. Pero además, va más allá y destaca algunos números que en la región central ya evidencian el traslado de esa mejora al consumo y el empleo.

 

Como ejemplo de la reactivación en el consumo, por caso, el informe destaca el auge de ventas de motos –con una evolución de 61% en el promedio a nivel país y de más de 70% en la región central–. Para Navarro, se trata de “bienes durables mucho más sensible a la coyuntura económica que la venta de bienes de consumo no durables como los alimentos”.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *