El consumo en shoppings y supermercados se desplomó en 2016

pesos

 

por Mariano Cuparo Ortíz

 
Durante la totalidad del 2016 el consumo minorista a través de los canales tradicionales cayó fuerte en términos reales: dio -10,4% en las ventas de los supermercados y -13,7% en las de los shoppings a precios constantes. Los datos fueron publicados ayer por el Indec por medio de sus habituales informes mensuales. La cifra se dio a conocer un día después de que CACE anunciara que el e-commerce voló 51% en 2016 y facturó más de $100.000 millones. ¿Casualidad?

 

Sea como fuere, se redondeó un año muy complejo para el consumo de la saga devaluación, quita de retenciones, inflación en 40% y pérdida del salario real, que terminó impactando en la actividad, que habría recortado entre 2% y 3% a lo largo de 2016.

 

Términos reales

 

Las ventas de los supermercados a nivel nacional llegaron a $ 290.699 M durante la totalidad del 2016, lo que implica una mejora nominal de 26,2% respecto al 2015, tal como lo publicó el Indec en su Encuesta de Supermercados. Pero, en cambio, deflactado por el IPC CABA, que es el índice oficial para realizar este tipo de comparaciones tras el apagón estadístico de principios del 2016, da -10,4%. Las ventas de los shoppings en el GBA durante 2016, por su parte, llegaron a $ 52.749 M, lo que redondea una mejora de 21,6% nominal respecto a lo registrado en 2015, y da -13,7% a precios constantes.

 

Mal cierre

 

En particular, el último mes del año volvió a mostrar una caída en la comparación con el mismo mes del año anterior, aunque esa merma mostró una desaceleración respecto a la que se había dado en noviembre, es decir, que sigue en el pozo pero la caída es menor. De hecho, en la comparación interanual de diciembre las ventas de los supermercados a precios constantes cayeron 11,7% y las de los shoppings 15,9%. En noviembre esa contracción había dado 15,4% para los supermercados y 22,3% para los shoppings. Una desaceleración clara.

 

Así fue como en diciembre las ventas en supermercados a nivel nacional llegaron a $ 32.408 M, lo que implica una variación nominal interanual de 24,4%. En los shoppings a nivel GBA diciembre alcanzó ventas por $ 7.114 M, lo que implica una variación nominal interanual de 18,5%.

 

¿Cómo siguió?

 

En enero el consumo siguió cayendo, según los datos del Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala (ITEGA), que informó un bajón de 1,5% contra enero del 2016 y uno de 2% contra diciembre de 2016, lo que mostraría que aun con la desaceleración inflacionaria de fines de 2016 los indicadores no muestran señales claras de repunte (aunque el promedio de los últimos cuatro meses del ITE muestran una mejora de 0,4% en sus comparaciones intermensuales desestacionalizadas).

 

A la vez, también respecto a enero, el indicador de consumo minorista de CAME dio una caída de 2,5% interanual. Aunque en ese caso se ve una desaceleración de la merma respecto a diciembre, que había dado -5,4%: un bajón más pronunciado. Y, a su vez, diciembre fue mejor que noviembre, que había dado -8,5%.

 

Por último vale destacar, de cara al futuro, que el indicador de capacidad de consumo de las familias, que mide FyE Consult, mostró una mejora de 1,1% en enero de la mano de la desaceleración inflacionaria, cierta mejora salarial en el margen, cierta mejora en los niveles de empleo, también marginal, y una mejora en el crédito a privados, tal los datos publicados por el BCRA.

 

Con fe y esperanza

 

Queda como dato positivo de lo publicado ayer por el Indec la mejora en el margen, que muestra que diciembre fue menos malo que noviembre, aun en el pozo y en un contexto de caída. Esto da esperanzas de rebote en la actividad. Al respecto hay cierto consenso entre algunos analistas de la city. Y lo mismo sucede con otros indicadores de diciembre, como la producción automotriz, las exportaciones, el gasto en obra pública y los despachos de cemento. Otros analistas más críticos, en cambio, sostienen que la base de comparación de diciembre de 2015 es demasiado baja como para llegar a conclusiones tan optimistas.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *