Alemania ahora quiere comprar carne argentina

 

Después de que el sector ganadero le dejara en claro al presidente Macri sus intenciones de incrementar las exportaciones para ganar rentabilidad, algo para lo que se prepara hace tiempo mediante la retención de vientres, las buenas noticias comenzaron a llegar para la actividad, por lo menos en materia de negocios.

 

Así lo señaló el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva), que recibió esta semana en la sede de la entidad a una delegación de Block House, el grupo empresario alemán más importante en importaciones de carne vacuna de la Unión Europea, que desde 1968 se dedica a las compras para todo el territorio alemán, Austria y Suiza.

 

Por eso, tras una solicitud de la Cancillería, funcionarios del Ministerio de Agroindustria, las autoridades del Ipcva y las firmas exportadoras escucharon la propuesta, destinada fundamentalmente a los cortes de alta calidad, dado que la compañía tiene en su haber cuarenta y ocho restaurantes especializados en carne vacuna diferenciados por segmentos socioeconómicos, con ofertas que van desde las hamburguesas hasta los cortes premium, tanto en Alemania como en distintas regiones del bloque europeo.

 

Según informó el Ipcva, el motivo del encuentro fue “coordinar acciones conjuntas” entre ambas partes para aumentar el volumen de los envíos y “realizar acciones de promoción en el Viejo Continente”, una tarea que el organismo, que conduce Ulises Forte, viene llevando a cabo desde hace ya varios años. De hecho, pronto participará de una importante feria en Torontó, Canadá, y dirá presente en la Sial China 2017.

 

En cuanto a Block House, su vínculo con el país tiene una historia que comenzó en la década del setenta, cuando la empresa elegía en el 100% los productos argentinos para sus importaciones de carne fresca. Sin embargo, en los últimos años, con motivo de los desincentivos al sector, las compras habían caído hasta el 20%, lo que se espera que se revierta con la salida de las retenciones y de los cupos para exportar, en conjunto con la llegada de los reintegros a las ventas externas.

 

México también

 

“Queremos que la Argentina vuelva al mundo”. La frase estuvo en boca de gran parte de los funcionarios del Ejecutivo desde diciembre de 2015, empezando por el Primer Mandatario, quien se encarga de remarcar la intención de ganar y fortalecer mercados cada vez que brinda un discurso en eventos relacionados al sector agropecuario. En ese sentido, la cartera de Agroindustria resultó una presencia importante el año pasado, ya que el ministro Buryaile se adjudicó la recuperación de veinticinco mercados en el plano de los alimentos. Lo cierto es que la llegada al poder de Donald Trump a los Estados Unidos tuvo, hasta ahora, un impacto dual: por un lado, se suspendió la tan esperada y promocionada apertura de la venta de limones tucumanos al país norteamericano, pero, por otro, aparecieron nuevas oportunidades relacionadas con destinos de exportación.

 

Tal es el caso de México, cuyo secretario de Agricultura, José Calzada, salió a declarar que su país tiene “mucho interés” en que sus productores “vean la oportunidad de importar granos de Argentina”.

 

Es que la incertidumbre que se vive a partir del proteccionismo de Trump generó en ese territorio la necesidad de mirar hacia Latinoamérica, donde también Brasil es protagonista debido a su alta producción agrícola. No obstante, hasta ahora la intención está volcada únicamente al maíz amarillo. “Estamos apresurando el camino para abrir la puerta a una mayor importación”, aseguró Calzada, quien confirmó que visitará ambos países para “concretar compras”.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *