YPF y Sipetrol avanzan en Magallanes

 

La petrolera argentina YPF y filial local de la chilena ENAP Sipetrol anunciaron ayer el cumplimiento de una nueva etapa clave del Proyecto Incremental Area Magallanes (PIAM), una obra energética anunciada en junio pasado y que tiene como objetivo aumentar la producción de gas natural y petróleo crudo asociado del yacimiento Magallanes, ubicado en el estrecho que lleva el mismo nombre.

 

En concreto, lo que se produjo es la llegada del barco que se encuentra realizando el tendido del nuevo gasoducto desde Faro Vírgenes hasta la plataforma AM2, ubicada a 18 kilómetros de la costa, y la finalización de las tareas vinculadas al shore approach, para la conexión del ducto con la nueva planta de tratamiento on shore, según informaron las compañías.

 

El PIAM, desarrollado por la UTE (Unión Temporal de Empresas) integrada entre Enap Sipetrol Argentina e YPF, conlleva una inversión inicial asociada del orden de los US$ 315 M y, según las empresas, contribuirá al abastecimiento energético de Argentina y al fortalecimiento de la integración energética regional.

 

“La operación está generando un impacto favorable en la actividad económica y social en la patagonia, sobre la base de una operación responsable y sustentable en el manejo de recursos vitales”, agregaron las compañías a través de un comunicado conjunto de YPF y ENAP Sipetrol Argentina.

 

Una vez concluido, según las estimaciones de las firmas, el Proyecto PIAM logrará incrementar en más de 60% la producción diaria de gas natural -pasando de los 2,4 millones de m3/día actuales a un valor aproximado de 4 millones de m3/día-; y en 25% la producción de petróleo crudo asociado -de los 800 m3/día actuales, a 1000 m3/día aproximadamente-.

 

“La puesta en marcha de este proyecto es muy significativa porque nos permitirá aumentar de manera sustentable y eficiente el abastecimiento de gas para la Argentina, al mismo tiempo que contribuye al fortalecimiento de la integración regional y el vínculo entre los dos países. Además, este proyecto afianza el vínculo con ENAP, en un área en la que trabajamos en forma conjunta desde hace 25 años”, había manifestado el presidente de YPF, Miguel Gutiérrez en el relanzamiento del proyecto en junio pasado.

 

Por su parte, el gerente general de ENAP Sipetrol Argentina, Marcelo Tokman, aseguraba en ese entonces que “el proyecto PIAM es parte del Plan Estratégico de Negocios, y compromete una inversión significativa y concreta, que ratifica el compromiso que ENAP tiene para continuar gestionando un negocio sustentable” en el país, luego de veinticinco años de presencia en Argentina.

 

Desde entonces, el proyecto siguió avanzando. Primero, cuando a mediados de diciembre, arribó al puerto de Punta Arenas, en Chile, el barco HLV Dockwise Forte que, proveniente de China, trasportaba en su cubierta al Jascon 34, la embarcación encargada de realizar el tendido del nuevo gasoducto que conectará la plataforma AM2 con la nueva Planta de Tratamiento Incremental de Gas (PTGI), que ya comenzó a construirse en la zona de Faro Vírgenes.

 

Luego, cuando también en diciembre llegó a la zona de los trabajos en la provincia de Santa Cruz, la draga de bandera belga TSHD Uillenspiegel, la cual llevó a cabo los trabajos de dragado, que permitieron materializar la excavación submarina para el tendido inicial del gasoducto.

 

La UTE que conforman ambas empresas desde 1991 seguirá en vigencia hasta al menos 2027, luego de que fuera extendida en noviembre de 2014 manteniendo para ambas petroleras la participación de 50% cada una sobre la producción de hidrocarburos obtenida en el área.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *