Ya llega Trump: el oro y el bitcoin dan una señal

 

por Luis Varela

 

Con la tercera etapa del blanqueo en plena marcha y con la AFIP concentrándose en esa operatoria (cerrando sus ventanillas para otras operaciones), los movimientos del dinero liberado empiezan a dar muestras de sus preferencias para la apertura de 2017.

 

Sin lugar a dudas, el sector que más preferencias está suscitando es el de la compra de acciones. La Bolsa de Buenos Aires logró operar ayer su mejor volumen negociado en cincuenta días ( $ 516 millones en papeles privados) y con eso el índice Merval logró su séptima suba en fila: ganó 0,44% (de manera más trabajosa, ya que a mitad de rueda estuvo en baja), y ya acumula un aumento del 13,1% desde Navidad.

 

Así, con las Bolsas más tranquilas en el exterior (ayer Wall Street operó mixta, México avanzó 0,28% y San Pablo subió 0,78%), el índice Merval de papeles líderes de Buenos Aires es el que más sube en lo que va de 2017, con una mejora del 8% en dólares para los papeles argentinos y una suba del 1% al 3% para el resto de las principales Bolsas mundiales.

 

Ayer la sorpresa la dio Quickfood con un salto del 13% y hubo mejoras del 2% al 6,4% para Capex, Mirgor, Camuzzi, Rigolleau, Telefónica, Gas Natural, Transener, Semino, Metrogas y TGLT. Del lado oscuro bajaron del 1% al 4,2% Patagonia, Dycasa, Morixe, Petrobras Argentina, Polledo, Grupo Oeste y San Miguel. Y en Nueva York, hubo subas del 1% al 2,4% para los ADR de Galicia, Nortel, TGS y Banco Macro; una baja del 6,3% para IRSA Prop. y un descenso del 1% para Bunge y Globant.

 

A contramano de la gran firmeza de las acciones, los bonos argentinos siguieron mostrando debilidad y en promedio fueron a testear su peor precio de agosto a esta parte. En los extremos ayer hubo suba del 1% al 4,9% para los bonos PAY0D, TO23, TO26, CUAP, TVPE, PARP, PAY0, DICP, PR15, CO26, AA26D, DIA0D, TS18 y BDEDD. Y bajas del 0,5 al 3,2% para los bonos NO20, BDED, RNG21, TVPY, AM18, BPLD, AS17, GJ17, AY24C, DIY0, AA17, DICAC, BPMD, AF17, PARY, AJ17 y AN18.

 

En el frente cambiario se registró una leve distensión luego de varias ruedas con el dólar para arriba. Los bancos oficiales se ocuparon de abastecer de billetes a todo el mercado y, gracias a eso, la oferta y la demanda se equilibraron y los precios estuvieron 10 centavos para abajo. El dólar oficial bajó hasta $ 16,28 y el blue achicó hasta $ 16,87.

 

En el exterior el dólar estuvo para abajo contra casi todas las monedas, con gran influencia de la política monetaria que está aplicando el Banco de China para evitar el deterioro del yuan. En América Latina el billete verde cedió en Brasil y Chile, pero sigue muy firme en México, donde alcanzó un nuevo récord de de 21.50 pesos pese a la intervención de la autoridad monetaria. Hay mucha tensión a dos semanas de la asunción de Donald Trump por las restricciones que les pretende imponer a las automotrices que quieren abastecer desde México al mercado estadounidense.

 

El mundo está muy pendiente de lo que va anunciando el multimillonario. Con analistas muy serios como Nouriel Roubini advirtiendo que las políticas de Trump pueden desembocar en una nueva guerra mundial, el magnate continuó con sus amenazas, ahora contra Toyota, diciéndole a viva voz que le aplicará impuestos a los Corolla si los llega a fabricar en México.

 

En línea con eso, se están empezando a concretar los cierres de grifos programados por los países petroleros nucleados en la OPEP, por lo que el petróleo se entonó algo más, volviendo a los US$ 54 por barril. Y el clima va contribuyendo para que los metales vuelvan a calentarse. Hubo subas de hasta el 3% en los metales básicos y nuevos aumentos para las onzas de oro y plata, que lentamente se van despertando de un largo letargo.

 

El drama provocado por el fuego y las inundaciones que vive el campo argentino está alterando fuertemente el precio de los granos. Luego de algunas idas y vueltas, ayer le tocó a la soja volver a bajar levemente, pero el maíz mejoró en Chicago y el trigo (justamente por problemas en la cosecha argentina) anotó una mejora de casi 1,6%.

 

Las próximas ruedas serán decisivas ya que, a las puertas del ingreso de Trump, los bonos de EE.UU. se dieron vuelta: dejaron de bajar, sus precios contado subieron, y la tasa larga norteamericana, que había trepado hasta casi 2,6% anual, cedió nada menos que hasta el 2,37%, con una corriente mundial en la que se destacó una firme corriente vendedora de bonos de México y de Portugal.

 

Una prueba de la tensión que viene se destacó ayer en la cotización del bitcoin, que acaba de superar los 1.100 dólares, su máximo en tres años, dando muestras de que la potente suba experimentada por el dólar en los últimos tiempos puede encontrar una pausa pronto.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *