Vaca Muerta y las energéticas aseguraron diez subas seguidas

Por Luis Varela

 

El combo energético que se venía cocinando para el yacimiento Vaca Muerta desde mediados de diciembre (acuerdo laboral con el gremio petrolero, eliminación de las retenciones a las exportaciones de gas y crudo, y una nueva suba del 8% en los precios de los combustibles) determinó que las cotizaciones bursátiles de las compañías vinculadas al sector volvieran a marcar ayer una nueva y potente suba.

 

El dato más relevante, y que concentró la atención del microcentro porteño fue la notable actuación de la petrolera argentina YPF: ayer reunió negocios por nada menos que el 30% del total operado en la Bolsa porteña y consiguió un aumento de más el 11% tanto en Buenos Aires como en los ADR que cotizan en Nueva York. Entre otras cosas, a partir de ahora llenar el tanque de un auto costará $ 1.000, y a pesar de eso el ministro Aranguren relativizó la suba del combustible y no descartó nuevas alzas.

 

Pero YPF no fue la única beneficiada por el acuerdo de Vaca Muerta. También hubo fuertes subas para Introductora (6%), Petrobras Argentina (5,9%), Pampa Energía (4,8%), Petrolera Pampa (3,5%). Con esto, YPF –que es el buque insignia del sector– subió desde Navidad hasta ahora nada menos que 39,5%, de $ 233 a $ 325. Y este acuerdo base -que se quiere replicar en otros sectores- permitió que la Bolsa porteña tuviera ayer su décima suba consecutiva, con un aumento de otro 1,5% para el índice Merval de papeles líderes, que acaba de alcanzar otro récord histórico de 18.783 puntos.

 

La mejora de la Bolsa argentina se da en un contexto internacional muy chato. Con Wall Street terminando ayer con índices mixtos (esperando la llegada de Donald Trump a la casa Blanca dentro de diez días) y con subas leves del 0,7% para las Bolsas de San Pablo y México. Esta quietud de las Bolsas contrastó con la tendencia dispar de las commodities: no se cumple el acuerdo de la OPEP para cerrar grifos y el petróleo perdió otro dólar, para ubicarse en US$ 50,90 por barril. Siguió la recuperación de las onzas de oro y plata y continuó la vertical suba para los metales básicos: el cinc ganó 4,7%, el plomo 4,1%, el aluminio 2,4%, el níquel 1,9% y el cobre 1,6%. Detrás de eso, hubo bajas para el maíz y el trigo, con suba para la soja en Chicago.

 

Detrás de la suba de las acciones, los bonos argentinos volvieron a tener otro día con aumentos moderados. El banco de inversión Morgan Stanley sacó un informe indicando que con, entre otras cosas, Vaca Muerta, Argentina normalizará su economía y atraerá inversiones por nada menos que US$ 230.000.

 

Esa posibilidad, más el blanqueo que sigue a todo ritmo, con la AFIP reabriendo su página para blanqueadores y monotributistas, hicieron que los bonos argentinos también tuvieron otro día con aumentos, aunque mucho más moderados. El 73% de lo operado en bonos se transó en seis títulos: AA17 22%, DICY 18%, AY24 11%, DICA 11%, TVPP 6% y TO21 5%. Con esa estructura, hubo subas del 1% al 4,4% para los bonos PARYC, TVPE, AA19D, TS18, AMX9, PR15 y DIA0D. Y bajas del 1% al 3,4% para los bonos TVY0, TVPP, BDC18, TVPA, BARY1 y PARYD. Esta elevada posición de los bonos está resistiendo, a pesar de que el ministro Luis Caputo, que juró ayer, ratificó que el país tiene “necesidades de financiamiento de alrededor de US$ 20.000 millones este año”.

 

La recuperación de los títulos argentinos se concreta en un contexto de tranquilidad cambiaria. En el exterior el dólar no se movió mucho en ninguna parte, salvo en México, donde sigue volando, acercándose peligrosamente a los 22 pesos. Pero en Buenos Aires el dólar estuvo muy quieto: con el oficial a 16,15 pesos y el blue a 16,85 pesos.

 

Otro elemento que sostuvo la firmeza de los títulos argentinos fue el último dato de inflación. La medición de la CABA dio 1,2% en diciembre y 41% en 2016. Y la medición del Congreso (consultoras privadas) dio 1,6% en diciembre y 40,3% en 2016.

 

Frente a esta tendencia a la baja de la inflación, el Banco Central siguió desactivando las tasas de interés. Mantuvo inalterada en el 24,75% anual la tasa de pases a 7 días, pero bajó la tasa de las Lebac: pagó 23,5% anual por la letra más corta (42 días) y 22,22% anual por la letra más larga.

 

Esta decisión de las tasas se conoció luego de que el BCRA entregara el balance de los depósitos bancarios de todo el año pasado. La cantidad de dinero depositado en los bancos creció 48,9% en todo el 2016. La cantidad de pesos colocados a plazo fijo creció 18,8% en 2016, con una baja del 3,9% en diciembre. Y la cantidad de pesos depositados en cajas de ahorro creció 91% en 2016 con un aumento del 7% en diciembre.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *