nafta

Suben las naftas, pero Aranguren le resta peso

 

El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, matizó ayer la importancia de la decisión de permitir una suba de 8% promedio en los precios de los combustibles (nafta super, premium y GNC) que se concretaría la madrugada de hoy, como anticipó la semana pasada El Economista.

 

Para hacerlo, el ministro utilizó el mismo argumento que vienen esgrimiendo las petroleras para reclamar ante el Gobierno una actualización de los precios en surtidores: que la suba de las naftas en 2016 fue menor que la tasa de incremento de los demás bienes. “Cuando decimos las naftas aumentan, sí, aumentan. El año pasado aumentaron por debajo de lo que ha sido el aumento promedio de los precios en la economía”, planteó Aranguren en declaraciones a la prensa tras participar del anuncio en Casa de Gobierno del acuerdo alcanzado con las petroleras, los sindicatos y el gobierno de Neuquén para la explotación de Vaca Muerta.

 

El cálculo que hacen las petroleras con actividad en el downstream es que mientras la tasa de inflación estuvo en torno a 40%, los combustibles acumularon una suba de 31% hasta mayo, cuando se dio el último incremento. Además, argumentan desde las refinerías, ese desfase fue mayor si se tiene en cuenta la devaluación tras la salida del cepo cambiario, que disparó al alza el precio en pesos de su principal materia prima, el crudo.

 

“La nafta, como cualquier otro producto de nuestra economía, está sujeta a la variación de sus costos, y sus éstos tienen que ver con el precio del petróleo crudo, y la evolución del tipo de cambio”, coincidió Aranguren. “Lo importante es que Argentina, gradualmente, ha ido acercándose a los precios internacionales. Vamos a ir hacia esos precios y, al mismo tiempo, dar previsibilidad y gradualismo al precio de los combustibles”, señaló.

 

Con esta suba, la primera del año, el valor del litro de nafta en surtidores alcanzaría casi $ 20 en la ciudad de Buenos Aires.

 

Por otra parte, hacia adelante, Aranguren destacó que como el Gobierno acordará “un periodo de transición para alcanzar los precios internacionales (para el precio del crudo), va a haber cierta previsibilidad para que todos sepan qué es lo que se puede esperar”.

 

En ese sentido, el ministro recibirá hoy a las empresas petroleras para firmar un acuerdo de transición para ratificar esa convergencia a valores internacionales con una baja paulatina del precio del llamado “barril criollo” y del precio del litro de nafta hacia parámetros de mercado a partir de julio.

 

Desde entonces, cada compañía podrá fijar los valores de combustible en función de lo que crea conveniente, en base a las reglas de oferta y demanda, cuando hoy dependen implícitamente del permiso del Gobierno. “En un mercado libre, es decisión de los actores económicos el precio”, planteó Aranguren. De todos modos, con más de 55% del mercado de venta de derivados –según el estudio Montamat & Asociados–, el que determina los precios del mercado hoy es YPF, controlada por el Estado.

 

En ese marco, el ministro indicó que “seguramente mañana o pasado (por hoy y mañana) habrá novedades” sobre el aumento del combustible, aunque eludió confirmar la suba. Expendedores, de todos modos, confirmaron a este medio que el incremento sería hoy.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *