twitter-politica-grande

Más cambios en el Ministerio de Salud

 

Se oficializaron ayer modificaciones anunciadas en la sensible área del Ministerio de Salud, que conduce Jorge Lemus. El viceministro, y secretario de Promoción, Programas Sanitarios y Salud Comunitaria, Néstor Pérez Baliños, confirmó ayer por la mañana su renuncia, pero no descartó seguir trabajando como asesor dentro del Ministerio. El funcionario saliente desmintió la subejecución presupuestaria pero admitió, en declaraciones radiales, que la cartera tuvo “dificultades todo el año”. Entre sus primeras tareas luego de las vacaciones, el presidente Mauricio Macri se reunió con Lemus para reordenar la situación en Salud.

 

Seis funcionarios de alto rango del ministerio que conduce Lemus ya habían abandonado el edificio durante los últimos meses de 2016, y era una de las áreas señaladas en los días en los cuales habría modificaciones en sus segundas líneas. Pérez Baliño, justificó su renuncia al señalar que su secretaría sería dividida en dos, dado que el área contenía el 70% del presupuesto designado, y confirmó que su rol pasaría al de asesor. Antes, y entre los más destacados, ya había renunciado la subsecretaria de Prevención, Marina Kosacoff, al argumentar que había perdido muchos técnicos de carrera. También había renunciado Carlos Falistocco, encargado de la lucha contra el SIDA y Sebastián Laspiur, de Enfermedades No Transmisibles, cuyo puesto no fue reemplazado.

 

Pérez Baliño, médico cardiólogo, explicó que, por un “ordenamiento” para abastecer la medicina a todo el país, el Ministerio de Salud “tuvo dificultades durante todo el año”. Pero desmintió las acusaciones de subejecución presupuestaria. Según el exviceministro, hasta diciembre último la ejecución presupuestaria “había sido del 95%, y que cuando termine este mes, por gastos ya ejecutados, subirá al 98%”. “Es decir que va a estar entre los ministerios de mayor ejecución presupuestaria”, afirmó, en diálogo con FM 89.9.

 

Entre algunos de los cuestionamientos recibidos en la cartera que conduce Lemus, en la anterior semana la comisión directiva de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), había comunicado “preocupación ante la falta de continuidad en la provisión de drogas de primera línea necesarias para el tratamiento de la tuberculosis”. Versiones desmentidas por Pérez Baliño, al sostener que fue un año “muy trabajoso” para el Ministerio y que, al asumir en 2015, encontraron “stock cero en más del 30% de los medicamentos”. “No había medicamentos del SIDA, ni del ex programa Remediar, ni remedios contra la tuberculosis, y la última licitación había sido de 2013”, agregó.

 

Pasadas las 15, Macri recibió en Olivos a Lemus y más funcionarios de su cartera, en una reunión de “seguimiento de gestión de Salud”, de la que también participó Gustavo Lopetegui, vicejefe de Gabinete.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *