Los intendentes no quieren a Carrió

 

A los intendentes de Cambiemos de la provincia de Buenos Aires les preocupa que Elisa Carrió sea candidata en el distrito. Se supone que en marzo ella decidirá si compite en la Capital o en el territorio bonaerense. Es toda una definición de su estilo porque no hay una decisión en función de un análisis que contemple los intereses de la estructura política a la que pertenece sino una mera decisión personal que tomará cuándo y cómo considere conveniente.

 

Pero más allá de cuál sea el camino que elija, hay pocas dudas de que a Cambiemos le conviene, que en caso de competir, lo haga en la CABA. Ya fue candidata en anteriores oportunidades en el distrito en el cual hoy tiene una imagen positiva elevada. Los ejes de su discurso y los temas sobre los cuales hace hincapié tienen una audiencia numerosa y entusiasta entre los porteños. Además, Horacio Rodríguez Larreta ha manifestado su deseo de tenerla de candidata. Sabe que es una figura atractiva en el distrito y además bloquea las candidaturas de quienes lo pueden desafiar en el futuro como es el caso de Martín Lousteau. Pero la situación es distinta en la provincia y los intendentes de Cambiemos con mayor peso sostienen que la candidatura de Carrió le daría un sesgo a la campaña que no les conviene. Su argumento es que el mayor activo electoral de Cambiemos es María Eugenia Vidal que es un figura con amplio consenso mientras que Carrió es una figura divisiva que tiene apoyos propios pero también muchos detractores. ¿Qué negocio haría Cambiemos reduciendo el protagonismo electoral de Vidal y colocando en su lugar a Carrió? se preguntan quienes conducen las intendencias del conurbano. Para ellos, lo mejor sería presentar candidatos con buena imagen, con menos peso político propio que Carrió pero fuertemente identificados con la figura de Vidal y la defensa de su gestión.

 

La agenda

Los intendentes quieren que el eje de la campaña sean los desafíos que enfrenta una provincia con tantas necesidades postergadas y lo que están haciendo el gobierno provincial y los locales para darles respuesta. A su juicio, la candidatura de Carrió cambiaría ese eje de campaña para llevarlo hacia la agenda anticorrupción y de denuncias contra el kirchnerismo, que más allá de su relevancia, están lejos de ser el centro de las preocupaciones de quienes viven en el GBA. Además, se corre el riesgo de que el debate electoral termine girando en torno a la figura de Carrió y no sobre políticas públicas, un terreno en el cual en Cambiemos creen tener ventajas.

 

Los intendentes y los funcionarios provinciales creen que tienen mucho para mostrar, dado lo hecho hasta ahora y también propuestas sobre lo que hay que hacer. Y aspiran a que sea eso lo que se ratifique en las urnas. En las elecciones de medio término, lo primero que definen los votantes es si quieren apoyar o castigar al gobierno. Por eso, en la visión de los intendentes, los candidatos del oficialismo deben concentrarse en la defensa de la gestión realizada, sin otros componentes y sin apartarse de ese eje. Y que el protagonismo de la campaña lo asuma la gobernadora aunque no sea formalmente candidata.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *