Gran clima de negocios con los papeles argentinos

bolsa

Por Luis Varela

Mientras una fuerte tormenta, con granizo e incluso un tornado, azotaban la pampa húmeda, el mercado argentino vivió ayer una rueda ciertamente festiva. El foco de la celebración se dio en la Bolsa porteña, donde se anotó la novena suba consecutiva, con otro avance del 1,23% para el índice Merval de papeles líderes, que logró un nuevo récord histórico, superando los 18.500 puntos, por lo que el aumento ya se estira a casi 15% desde Navidad a esta parte.

La rueda bursátil tuvo varias particularidades. Lo primero destacable es que volvió a reunirse otro buen volumen de negocios, con $ 436 millones operado. Y lo significativo es que, esta vez, el papel más negociado fue YPF, con el 18% del total de negocios, seguido por el 18% de Siderar y el 8% para Pampa Energía y Galicia.

El buen volumen de negocios permitió saltos del 3% al 9,5% en las cotizaciones de Introductora, Garovaglio, Colorín, YPF, Petrolera del Conosur, Andes, Mirgor, Boldt, Autopista del Sol, Longvie y Camuzzi. Del otro lado, hubo bajas del 2% al 5,6% para Esmeralda, Patagonia, Dycasa, Polledo, Rosenbusch, San Miguel y Santander.

Estas subas porteñas estuvieron muy en línea con lo sucedido con los ADR argentinos que se transan en Nueva York: en Wall Street se dio una suba del 4,7% para YPF y del 1,6% para Telecom; mientas que hubo bajas del 1% al 2% para Edenor, Tenaris, Banco Francés y Globant.

Lo particular del caso es que esta potente suba de YPF si dio en una rueda en la que el precio internacional del petróleo fue para abajo. A pesar de los acuerdos de la OPEP para cerrar grifos, el barril bajó de US$ 54 a menos de US$ 52, con precios firmes para los metales preciosos, clima mixto para los metales básicos y renovadas subas para los granos en Chicago, con la soja más de 1% arriba.

Y también generó gran confianza y empujó las decisiones de compra de los inversores la difusión de una nueva información positiva: en los primeros once meses del año pasado se vendieron al exterior nada menos que 22,1 millones de toneladas de maíz, un récord histórico que es nada menos que 31% más que en el ciclo anterior, lo cual contribuirá a mejorar el balance comercial argentino.

En los bancos los plazos fijos siguen sin concentrar la atención de los inversores. Todo está listo para ve qué sucede hoy con los pases a siete días del Banco Central y con la tendencia que seguirá a las Lebac, que continuarán con licitaciones más escalonadas. Pero llamó notoriamente la atención una verdadera lluvia de créditos hipotecarios entregados por el Banco Nación a lo largo de las últimas semanas.

En ese marco, los bonos argentinos registraron firmeza, con precios en general hacia arriba. Hubo subas del 1% al 1,8% para los bonos TVPA, TVY0, PARYD y DICY. Y baja del 1 al 2,7% para los bonos CO26, PMD18, TVPE, BPLDD, CEDI, TVPP y DIA0D.

En general, las Bolsas del mundo están entre tranquilas y débiles, todas esperando la llegada de Donald Trump. Las monedas también están más o menos en línea, sin grandes estruendos, salvo en México, donde el dólar sigue subiendo de manera muy firme: el dólar arañó ayer un récord histórico absoluto de casi 21.40 pesos (estaba a casi 18 pesos antes de que Trump dejara a Hillary fuera de carrera).

En el exterior la libra esterlina sigue dando la nota, retrocediendo fuerte, no únicamente contra el dólar sino contra casi todas las monedas, por estar a once semanas del Brexit. En Buenos Aires la tranquilidad cambiaria fue total, con el dólar oficial a $ 16,15, el blue a $ 16,88 y una brecha cambiaria del 5%, con el peso argentino retrocediendo contra el euro y el real.

Estos movimientos están llevando a los centros de análisis y a las calificadoras a emitir informes muy prometedores para el país. Ayer el IAEF destacó que Argentina tiene hoy la mejor condición financiera desde 2007, puenteando las dos presidencias de Cristina Kirchner. También hubo informes auspiciosos de Morgan Stanley y de JP Morgan, situaciones que habilitarán la entrada inversiones por unos 60.000 millones de dólares de parte de Fondos de Inversión y de Pensión en los próximos cinco años.

Como posible broche de oro a esta rueda muy positiva, ayer se dio otra foto destacada: la empresa argentina Pampa Energía dio ayer el campanazo de apertura en Wall Street y expuso las oportunidades de inversión que ofrece el sector energético nacional, durante un seminario que se realizó ante inversores internacionales que operan negocios en la bolsa de Nueva York. “Es una sensación muy reconfortante volver a Wall Street a tocar la campana para celebrar el hito de haber adquirido un paquete de activos estratégicos, como son la operatoria argentina de Petrobras”, destacó Marcelo Mindlin, presidente de Pampa Energía. ¿Será el primero de muchos argentinos que le pongan la música inicial al mercado?

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *