Estridentes cambios a dos semanas y media de Trump

 

por Luis Varela

 

Los mercados financieros de todas partes están en plena ebullición, acomodándose a lo que puede llegar a ser una ola de barreras de protección de parte de la mayor potencia económica del mundo.

 

El foco de los notables cambios que se registraron ayer estuvo concentrado en la pelea de amenazas que empieza a desplegarse entre el multimillonario que llega a la Casa Blanca con las principales automotrices de EE.UU. y del mundo.

 

Trump amenazó nada menos que a la General Motors con colocarle un “gran impuesto fronterizo” al modelo Chevy Cruze que se está fabricando en la planta que tiene la automotriz instalada en México. Frente a eso, GM contestó que los autos que se fabrican en su planta mexicana son para el mundo y no para el mercado norteamericano. Pero, como efecto colateral, se divulgó que la compañía Ford acaba de poner en suspenso una millonaria planta que estaba por construir en territorio mexicano.

 

El movimiento impactó de lleno en el mercado azteca y, en consecuencia, la relación entre el peso mexicano y el dólar volvió a dispararse, hasta un nuevo récord de 21,13. La relación entre ambas monedas se había disparado de 18,30 a 20,86 pesos con la victoria de Trump el 8 de noviembre pasado, pero luego se había tranquilizado hasta los 20,19 pesos. Pero estas nuevas amenazas que parecen cada vez más creíbles hizo saltar a la moneda a un nuevo máximo.

 

En realidad, el dólar subió ayer contra todas las monedas del mundo, a excepción del yuan y el real. El yuan se mantiene firme por una política de intervención determinada por el gobierno de Beijing, pero esa moneda podría ver más volatilidad debido a que el Sistema de Comercio de Divisas de China (CFETS, por su sigla en inglés) pasa a cambiar la composición de la canasta para fijar el valor diario del yuan: la aumentó desde ayer de 13 a 24 monedas. Y en Brasil el real está tonificado debido al reciente anuncio de gran resultado comercial por caída de importaciones. Pero el billete verde marcó un nuevo y firme incremento contra el euro, el franco suizo, la libra esterlina, el peso chileno e incluso el yen.

 

En Buenos Aires el mercado cambiario también entregó números para la sorpresa. En medio del blanqueo, el dólar oficial siguió planchado, sin cambios, en $ 16,20, pero con impuestos impagables, la economía nacional está realizando otra vez buena parte de los negocios en negro y, en consecuencia, el precio del dólar blue pegó otro salto, hasta un récord histórico absoluto de $ 17,11 pesos (con valores incluso más altos en el poscierre).

 

Esa cotización del blue ubica a la brecha cambiaria nuevamente por encima del 6% de diferencia con el dólar oficial. Esta variación pone nuevamente en marcha la industria de los arbolitos y el negocio del puré: con inversores sacando dólares de los bancos, vendiéndolos en el mercado paralelo, volviendo a realizar los depósitos en los pesos que se habían retirado y utilizando la diferencia para gastos corrientes.

 

Con esos movimientos en el mercado cambiario, y con todo el mundo esperando las novedades que aparecerán al llegar Trump a la Casa Blanca, las commodities entregaron precios mediocres debido a la fortaleza del dólar. El petróleo retrocedió 3%, la soja y el trigo achicaron cerca del 1%, los metales básicos estuvieron mixtos y hubo nuevas subas en los metales preciosos, con el oro ganando 0,8% y la plata avanzando casi 3%.

 

El cierre de la segunda etapa del blanqueo (concretado el fin de semana pasado) determinó que los bonos argentinos perdieran precio: bajaron en promedio 0,6% con alto volumen negociado. Se registró un salto del 9% para el bono ad17d, subas del 1% al 4% para los bonos I15F7, NO20, CO26, DICYC, L2DM7 y AN18, y bajas del 1% al 3,4% para TVPA, TVPY, AA26D, PARAD, PARY, AY24D, PARYD, DICYD, AY24C, DICAD, PAY0 y AA26.

 

A la sombra de Trump, los negocios con acciones tuvieron un buen día en casi todas partes. Se anotó una suba del 0,6 al 1% en los índices de la Bolsa de Nueva York, San Pablo mejoró 3,7% y México logró avanzar 0,9%. Pero el centro de todos los festejos estuvo en la Bolsa argentina, donde se operaron con acciones nada menos que 498 millones de pesos (volumen doble) y el índice Merval logró avanzar otro 2,3%, por lo que ya está a tiro del récord logrado a mediados de octubre pasado.

 

En Nueva York, mientras tanto, los ADR argentinos también festejaron, con saltos del 1% al 9% para Macro, Petrobras Argentina, TGS, Galicia, YPF, Francés y Cresud, con bajas del 1% al 3% para IRSA Prop. y Globant.

 

En medio de esta ebullición y sin que se registres cambios importantes en las tasas de los plazos fijos, el Banco Central debutó con su política dual: mantuvo la tasa de los pases a siete días en el 24,75% anual que pagaba por las Lebac cortas, pero bajó la tasa de la Lebac corta de 24,75% a 24% anual.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *