Inflacion supermercado productos venta gondola

El IPC CABA le pondrá número a la inflación acumulada en 2016

Por Mariano Cúparo Ortiz

Se publicará hoy el dato de la inflación de diciembre de 2016 de la Ciudad de Buenos Aires, el último del año pasado, lo que permitirá conocer también cuál fue la inflación acumulada para la totalidad del año (dato que no se puede obtener con el IPC GBA que publicará el Indec mañana, por el apagón estadístico de los primeros meses).

Cabe recordar que el El IPC CABA fue el elegido por el Gobierno Nacional como el dato oficial a mirar para reemplazar las mediciones nacionales durante el apagón estadístico de principios de gestión. Además el IPC CABA permitirá realizar, con datos oficiales, y para juzgar el desempeño del Gobierno, una comparación con la inflación del 2015 e incluso con la del 2014 (el Indec no sólo no cuenta con datos para la totalidad del 2016 sino que además los disponibles no son comparables con los del año anterior), ejercicio que ya se viene haciendo con otros datos privados que fueron surgiendo en días recientes, tal como el del Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), que ayer publicó un IPC de 1,5% para diciembre y uno de 40,9% para el acumulado de la totalidad del 2016: la mayor inflación anual, según este indicador, de los últimos 25 años, es decir desde 1991.

Comparaciones

De esa forma, con un IPC de 40,9% para la totalidad del 2016, la comparación con el 2014 es tentadora e inevitable porque pone sobre la mesa el desempeño de la política económica del Gobierno actual en contraste con la del anterior. Dos situaciones en algún punto comparables: corrección de precios relativos por medio de una devaluación al comenzar la gestión (en aquel caso la de Axel Kicillof al frente del Ministerio de Economía) y de un tarifazo en el gas y la electricidad. La inflación en 2014, según el IET fue de 40,2%, es decir menor a la del 2016. Pero otro dato complejiza el asunto: la depreciación del tipo de cambio y el incremento tarifario en 2016 fueron bastante más grandes que los de 2014. De hecho, en 2014 la devaluación fue del 31% y la suba de precios regulados de 54%. En 2016 la devaluación fue del 60% y los regulados subieron 87%. Con esa complejización del asunto se ve que el BCRA logró durante 2016 alcanzar un pass-through mucho menor al del 2014.

Es decir, en términos de contener el impacto de una coyuntura económica inflacionaria, se verían los méritos, más que de Hacienda y del resto del equipo económico, del BCRA y su política monetaria contractiva, que no permitió que se dispararan tanto los precios no regulados (la inflación núcleo) a pesar del brusco salto de precios relativos, tal como destaca un informe de Invecq publicado unas semanas atrás.

IPC de trabajadores

Dejando a un lado la comparación, los datos publicados ayer por el IET para la denominada inflación de los trabajadores dejan algunas cuestiones interesantes para observar. Según el informe, la caída promedio del salario realde los trabajadores formales durante 2016 fue de 6,1%. Consultado por El Economista, el integrante del IET Daniel Schteingart sostuvo que esa merma “es similar a la del 2014, aunque se registran algunas diferencias: el empleo privado registrado varió -0,7% en 2016 y mejoró 0,1% en 2014. Y también en 2014 la inflación fue igual entre el decil más alto y el más bajo”. Al respecto, el informe del IET detalla que la inflación durante 2016 para el decil con menores ingresos fue de 45,6%. En cambio, el IPC anual para el decil con mejores ingresos fue de 38,1%, lo que se explica por la influencia de las tarifas en la composición de la inflación del año pasado.

Con todo, el IET prevé una inflación de 25,2% para el 2017 y, con esa previsión como dato, afirma que, para recuperar el salario real perdido durante el año pasado, el aumento salarial necesario del presente ciclo debería ser de 32,8% en promedio. En 2015 el salario real había tenido una mejora de 3%.

El dato más esperado

Por todo esto, el dato que publicará hoy la Dirección General de Estadísticas y Censos de la Ciudad será clave para la evaluación de la política económica del Gobierno hasta el presente, mientras que el IPC GBA que publicará el Indec mañana será de vital importancia para la mirada hacia el futuro, ya que en ese dato está centrada la meta de inflación del BCRA para el último trimestre del 2016, cuyo cumplimiento tendrá algo que decir para la política monetaria que aplique durante este año.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *