El consumo de fertilizantes se incrementó 47,1%

 

La mejora de las condiciones generales que hoy tiene el sector agrícola, luego de la unificación cambiaria de fines de 2015, el levantamiento del cepo, la quita o reducción de derechos de exportación y la devaluación del peso, tiene un impacto positivo en actividades relacionadas. Atravesando ya la segunda campaña sin restricciones a la producción de granos (cereales y oleaginosas), la industria de agroquímicos y fertilizantes terminó el 2016 con un salto importante del consumo de estos insumos clave para el campo, y en menor medida, también tuvo buen desempeño la producción.

 

Un informe de la consultora Investigaciones Económicas Sectoriales (IES Consultores) destaca que en el acumulado al mes de noviembre, la producción de agroquímicos y fertilizantes registró un incremento del 10,5% en relación a igual período de 2015, “a partir de la demanda sostenida de la actividad agrícola en la campaña 2016/17”.

 

Por su parte, el consumo dio un salto del 47,1% en los once meses que van de enero a noviembre, totalizando 3.623 miles de toneladas, en comparación a los 2.463 miles de toneladas de los mismos meses de 2015. “Según nuestras estimaciones, el año 2016 habría finalizado con un consumo de 3.935 de toneladas, un aumento de más del 50% en relación al 2015”, señala el informe de IES, proyectando el último mes del año.

 

Al respecto, Alejandro Ovando, director de IES Consultores, destacó que “las perspectivas para el año que comienza son positivas para el segmento de agroquímicos y fertilizantes, en respuesta a la mejora del sector agropecuario tras la baja de las retenciones, y al crecimiento del área sembrada”.

 

Comercio exterior

En materia de compras y ventas a los mercados externos, se observa que las exportaciones de agroquímicos y fertilizantes medidas en valores alcanzaron los US$ 421 millones, un 24,3% menos que los US$ 556 millones alcanzados en el mismo período de 2015. en cantidades, por su parte, las exportaciones totalizaron 319.000 toneladas, 15,5% más que las 276.000 toneladas de iguales meses del año 2015, “continuando la tendencia creciente observada desde el año de 2014”.

 

Pero lo que claramente muestra la potencia que hoy tiene el sector primario es el nivel de las importaciones, una variable que da cuenta de la fuerte demanda del sector productivo. En cantidades se dio una verdadera explosión, que llegó al 78,7% en los productos importados, trepando a 2.729 toneladas, mucho más que las 1.527 toneladas registradas en once meses del año anterior. Por su parte, en valores se registró un aumento del 10,6%, llegando a US$ 1.723 millones, por encima de los US$ 1.557 millones de 2015.

 

grafico

 

El aumento de los productos importados se explica principalmente por la suba del 38,2% de los abonos con nitrógeno, fósforo y potasio, que llegaron a US$ 489 millones, una participación del 28,5%. También ingresó 32,6% más (en valores) de abonos nitrogenados, mientras que los herbicidas a base de glifosato (9,8%), y los fungicidas (11%), entre los componentes más importantes. Por su parte, los productos químicos orgánicos tuvieron una baja del 7,3%, con una participación sobre el total importado del 13%.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *