bcra

El BCRA sigue disciplinando sin pestañear

Por Mariano Cúparo Ortiz

 

El BCRA demostró que sigue con la mirada fija sobre las expectativas inflacionarias de cara al 2017 y volvió a dejar quieta la tasa de interés de referencia, es decir la del centro del corredor de los pases a 7 días, en 24,75%. Por otro lado, tal como sostienen los especialistas, de la mano de la pasada expansión monetaria estacional de fin de año, en un contexto de estabilidad cambiaria y gracias a que ya dejó de ser la tasa de política monetaria, el Central tuvo margen para volver a bajar la tasa de las Lebac de menor plazo (están en 23,5% a 35 días) y aun así absorber moneda. Al respecto, Federico Furiase, de Estudio Bein, dijo: “El excedente de liquidez y la tranquilidad cambiaría permiten mantener tasa de referencia para anclar expectativas. Y también bajar Lebac y retirar pesos del mercado en sintonía con el sesgo contractivo”.

 

Disciplinando

La tasa de referencia quedó quieta, tal como era esperado por cierto consenso dentro de los analistas que suelen estar mirando las actitudes del BCRA semana a semana. Es que la gran batalla que libra la autoridad monetaria es la de disciplinar a los actores económicos para que converjan en una inflación esperada que se alinee con el techo de 17% que puso como meta para 2017.

 

En ese sentido, los éxitos del Central son limitados respecto a sus ambiciosas metas: la inflación esperada para este año por los más de 50 especialistas encuestados por el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que realiza el BCRA es de 21% para el IPC GBA, según la mediana. Es decir: bastante por encima de la meta. Peor aun es si se miran las expectativas de la calle relevadas por la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT), que a nivel nacional muestran una expectativa inflacionaria de 25%. Para el GBA, para colmo, se espera una de 30%, siempre según la mediana. Por ahí deben encontrarse las explicaciones para que la tasa de política monetaria lleve seis semanas sin sufrir la menor modificación, a pesar de que el IPC CABA y el de Córdoba dieron datos positivos, según la lectura del propio BCRA. Y a pesar de que el dato que publicará hoy el Indec también lo sería, según los indicadores de alta frecuencia que mira la autoridad monetaria. Una polémica se desprende de esta lectura del Central, que decidió utilizar una metodología muy particular para determinar el cumplimiento o no de las metas que se planteó para el último trimestre del 2016.

 

Polémica metodología

“Las estimaciones y los indicadores de alta frecuencia de fuentes estatales y privadas monitoreados sugieren que con la inflación de diciembre del IPC GBA se cumplirá el objetivo inflacionario para el cuarto trimestre de 2016”, sostuvo el BCRA mediante su comunicado de los martes. Esas metas implican lograr un IPC GBA promedio de 1,5% en el último trimestre de 2016. Serían casi imposibles de cumplir si el Central promediara realmente esos tres meses, ya que octubre dio 2,4% y noviembre 1,6%, lo que obligaría a que la inflación de diciembre sea 0,5%. En cambio la decisión fue medir octubre a partir del promedio agosto- septiembre-octubre, que dio 1,2%. Promediado con el 1,6% de noviembre, lograría fácil cumplir la meta con 1,7% en diciembre.

 

La polémica metodología va generando algunas críticas negativas. El economista jefe de Analytica, Martín Polo, sostuvo que es “poco seria y tirada de los pelos. Hubiese sido mejor usar la core”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *