BCRA

El BCRA dejó la tasa en 24,75%

 

por Mariano Cúparo Ortiz

 

El Banco Central tomó ayer una nueva decisión de política monetaria, que pasó a ser ahora una decisión sobre la tasa de interés del centro del corredor de los pases a 7 días (es decir, en el centro de la tasa pasiva, que es la que cobran los bancos por darle dinero al BCRA, y la tasa activa, que es la que cobra el BCRA por darle dinero a los bancos). Decidió dejarla quieta en 24,75%, que es el número con el que arrancó a ser la nueva referencia, alineado con lo que ofrecían las Lebac a 35 días hasta la última semana de diciembre.

 

A la vez, la autoridad monetaria realizó su licitación de Lebac de los martes: ahora ambas cuestiones, la licitación de Lebac y la decisión de política monetaria, van por separado. La Letra más corta entre las que se licitaron ayer es la de 42 días, que pasó a ofrecer una tasa de 24%: es decir 0,66 puntos menos que el equivalente a lo que ofrecía hasta el fin del 2016 (el instrumento es nuevo; se calcula por la proporción respecto de las de 35 y 49 días que se ofrecían hasta diciembre). Aun así, habiendo ofrecido una tasa de Lebac un poco menor, el BCRA logró más que renovar sus vencimientos, lo que redundó en una contracción monetaria de $ 14.609 M. De esa forma, por cuestiones estacionales, tras un diciembre con mucha demanda de dinero, lo esperable era que enero sea contractivo, señalaron varios analistas.

 

Poco margen a la baja Con todo, la baja marginal de la tasa de las Lebac y la quietud de la nueva tasa de referencia, parece señalar que el Central tiene poco margen para la baja. Aun con el IPC confirmando en diciembre (se filtró el dato de CABA, que daría un IPC por debajo del 1,5%) un nivel sostenido de desinflación, la resistencia de las expectativas inflacionarias para el 2017 no dan tregua, lo que achica el margen de maniobra del BCRA.

 

De hecho, la inflación esperada para el 2017, según los especialistas consultados en el Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) de diciembre que realizó el BCRA, creció del 20,2% al 21%.

 

Ese dato fue protagonista en el comunicado de política monetaria publicado ayer por el Central. De esa forma justificó el mantener la tasa de referencia en 24,75%, a pesar de compilar algunos datos de inflación recientes que le resultan favorables.

 

Autohalagos

 

Sobre eso vale la pena detenerse, ya que el BCRA se había planteado lograr la meta de 1,5% de inflación general promedio para el último trimestre del 2016, aunque finalmente usó el promedio de agosto-septiembre-octubre para el número de octubre, lo que le permitiría lograr alcanzar la meta (si hubiese usado realmente el promedio octubre-noviembre-diciembre le haría falta lograr un IPC de 0,5% en diciembre).

 

El director socio de Consultora Ledesma, Gabriel Caamaño Gómez, realiza otra crítica: “Durante tres cuartos del año, hasta que pasó lo de las tarifas, siempre hablaron de la core. A partir de ese momento empezaron a hablar de la inflación general porque el número les conviene. La core del segundo semestre da entre 22,5% y 23% y la general menos de 20”.

 

El comunicado del BCRA sostuvo: “Las estimaciones y los indicadores de alta frecuencia de fuentes estatales y privadas monitoreados por el BCRA sugieren que la inflación de diciembre será menor al 1,5% mensual, con lo que el BCRA estaría cumpliendo con su objetivo para el último trimestre. Con una mayor perspectiva, el IPC GBA nivel general del Indec, que es el que la autoridad monetaria utiliza para evaluar el cumplimiento de sus objetivos, se incrementó ligeramente por debajo del 1,5% promedio mensual entre julio y noviembre, equivalente a una tasa anualizada de 19%”.

 

Visiones especializadas

 

Respecto a la decisión de política monetaria, el economista jefe de Analytica, Martín Polo, opinó que lo evidente es que el BCRA no ve margen para bajar la tasa. “La contracción que generó la licitación de Lebac es estacional, suele pasar en enero. Casi siempre en enero se absorbe parte de los pesos que emitieron en diciembre. Desde ese punto de vista no hay tanta novedad. Lo que sí es novedad es que hay una nueva tasa de referencia, que es la de los pases, y que no la cambió”. Y agregó: “Eso quiere decir que el BCRA no ve señales para aflojarle a la política monetaria. Da la pauta de que el BCRA no ve señales como para relajar la política monetaria”. Camaño Gómez opinó: “A diferencia de lo que venía pasando desde noviembre, que eran expansiones monetarias estacionales por una mayor demanda de pesos, ahora con las Lebac el BCRA tuvo margen para más que renovar el vencimiento y al mismo tiempo bajar la tasa. Hay que ver si se sostiene en las próximas semanas, que vienen con vencimientos mucho más grandes. Al dejar de ser la tasa de referencia, tiene mayor margen. Ahora debe usar las Lebac para absorber “.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *