Construcción: optimismo tras un año de caída

 

A lo largo de 2016, mes a mes los indicadores de la actividad de la construcción y el empleo en el sector revelaron una situación muy compleja en una industria clave de la economía argentina, pero a partir de octubre pareció observarse un cambio de tendencia a partir de la reactivación de la obra pública, que arrojó mejoras por ejemplo en la producción y consumo de asfalto (para obras viales) o hierro redondo. También se recuperaron el despacho de cemento portland y otras variables, aún con números negativos pero que mejoraron en los últimos meses del año. Con todo, fuentes del sector indican que la actividad cayó el año pasado en torno al 12%.

 

Más allá de la sensación de los empresarios, los resultados del 11° Estudio de Opinión Construya (EOC Nº 11), que elabora el Grupo Construya (fueron 330 casos), que nuclea a empresas líderes de la actividad, asegura que seis de cada diez consultados (en rigor, el 57%), que “habrá una evolución positiva de su actividad en los próximos doce meses y 23% consideró que la misma se mantendrá igual”. Este resultado revela el marcado optimismo que reina en el sector, mucho más considerando que el 66% de los encuestados cree que “su actividad disminuyó en los últimos doce meses”.

 

Tomando las alternativas de ahorro, el 44% señala que la construcción es la mejor forma de resguardar los ahorros, un indicador que no obstante, se ubica muy por debajo del 70% que arrojó el EOC Nº 9 de noviembre de 2015. Hay que recordar, sin embargo, que entonces aún regía el cepo cambiario y había fuertes restricciones al acceso a divisas. En segundo lugar está la compra de bonos nacionales (14%) y seguido de cerca por la respuesta No lo sé/ no contesto (13%). Opciones financieras como plazos fijos (9%), acciones (4%) o compra de moneda extranjera (6%) se encolumnan más atrás.
grafico

 

Motores de crecimiento

Consultados sobre el impacto que pueden tener los créditos hipotecarios UVI/UVA, Pro.Cre.Ar o créditos hipotecarios convencionales la mayoría respondió que incidirán positivamente en la actividad, sin embargo, las líneas del Programa de Crédito Argentino (Pro.Cre.Ar) “son las que generan más expectativas en el corto plazo”, mientras que para el mediano y largo plazo son “los créditos hipotecarios en general y los préstamos indexados por costo de construcción de m2 (UVI) y por inflación (UVA)”, los que se presume que tendrán mayor impacto.

 

El blanqueo de capitales es otro de los motores que se espera traccione la actividad sectorial. Casi la mitad de los consultados considera que “va a tener un impacto positivo en el sector (49%), mientras que los que creen que será “muy positivo” llegan al 7%.

 

Al momento de consultar sobre el segmento que impulsa en la actualidad la demanda del negocio, la mayor parte de los encuestados indicó que son “las obras medianas y pequeñas nuevas privada y las refacciones/ampliaciones”. Las primeras obtuvieron el 41% de las respuestas, menos que abril de 2016, en tanto las refacciones y ampliaciones concitaron el 37% de las respuestas y crecieron en relación a abril pasado, aunque cayeron respecto de noviembre de 2015.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *