Con la cuestión fiscal en el foco, juraron Dujovne y Caputo

jura

 

Los flamantes ministros de Hacienda y Finanzas, NicolÁs Dujovne y Luis Caputo, juraron ayer en la Casa Rosada a sus nuevos cargos. Tras el acto, dieron declaraciones a la prensa en las que comenzaron a delinear cuales serán las acciones a seguir en el corto y mediano plazo: Dujovne confirmó que su misión será bajar el déficit fiscal y hacer más eficiente el gasto. Caputo afirmó que el Gobierno saldrá a emitir deuda por US$ 20.000 M.

 

Por su parte, Dujovne sostuvo que su misión será “bajar el déficit fiscal a partir de hacer más eficiente el gasto, ahorrar, pensar en el largo plazo, y evitar duplicar funciones”. Sin embargo, con la división de lasfunciones económicas en tantas carteras, no son pocos los especialistas que ponen en duda que la meta fiscal de 2017, la vara con que se juzgará la gestión del flamante funcionario, pueda ser cumplida.

 

Los principales componentes del gasto público, señala Ramiro Castiñeira, de Econométrica, se encuentran en las provincias, a través del gasto en Personal; en subsidios, donde predominan los destinados a empresas públicas de energía y concesionarias del transporte; y en giros de fondos a las provincias. En el primer caso, se trata de un gasto de las provincias, que son autónomas; en los dos restantes, de decisiones de otros ministerios. Por eso, advierte Gabriel Caamaño Gómez, socio de la Consultora Ledesma, “la decisión de reducir el gasto debería ser tomada y coordinada desde más arriba y en todo caso, Dujovne ser el que la implemente, porque Hacienda controla directamente muy poco gasto de lo que se tiene que ajustar”.

 

Desde el punto de vista de los ingresos, en tanto, los economistas consultados coinciden en que habrá un crecimiento de la recaudación de la mano del blanqueo –por el impuesto especial a la exteriorización y por la incorporación de nuevos contribuyentes a Ganancias e Ingresos Brutos– y por la reactivación económica. Ninguno de esos puntos recaudaría lo suficiente para compensar la recaudación que el Gobierno resignó con Ganancias este año ni los gastos ya presupuestados, pero permitirían acercar el resultado fiscal a la meta fijada. Y todos coinciden en que la presión tributaria, por otra parte, no podría crecer más que el nivel récord que registra actualmente.

 

Así, para Hernán del Villar, de Estudio Alpha, el déficit fiscal de este año rondaría el 4,5%, por encima de la meta de 4,2% y para Castiñeira, podría estar más cerca de 5%.

 

Mientras tanto, Caputo afirmó que este año el Gobierno saldrá a buscar nueva deuda por US$ 20.000 M, a los que deben sumarse otros US$ 21.000 M de renovación. “La mayor cantidad de emisión es para cancelar deuda”, destacó. “Vamos a tratar de minimizar los costos del país y donde esté la demanda haremos las emisiones”, agregó.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *