Bonos corporativos: la vuelta de emisores al mercado internacional

ypf+headquarters+buenos+aires

 

por Juan Manuel Vazquez (*)

 

Luego de varios años en las que las emisiones de bonos corporativos argentinos en mercados internacionales (bajo modalidades Reg S y 144A) estuvieron postergadas debido en su mayor medida a estrictos controles de capitales, las empresas argentinas pudieron revertir esta tendencia en el año 2016, emitiendo casi US$ 5.400 millones en bonos corporativos internacionales. Por otro lado, se amplió el universo de emisores, dejando YPF de cumplir su rol preponderante en el total emitido cada año. Para ejemplificar esto, es interesante remarcar que desde el año 2012 hasta el año 2015 inclusive, hubo un total emitido en bonos corporativos internacionales de US$ 4.950, de los cuales 3.750 millones o el 76% fue emitido por YPF, mientras que el resto se concentró en tan solo 5 emisores (Banco Hipotecario, Mastellone Hermanos, Transportadora de Gas del Sur, Arcos Dorados y EDESA). Por el contrario, durante 2016, del total emitido de US$ 5.400 millones, YPF represento 38% (o US$ 2.056 millones) mientras que el resto estuvo conformado por 11 emisores adicionales (IRSA Propiedades Comerciales, Banco Hipotecario, Cablevisión, EDESA, Arcor, Petrobras Argentina, CLISA, Banco Galicia, Albanesi, Banco Macro y CGC).

 

Con respecto a las características de los emisores, cabe aclarar en primer lugar que la imposibilidad de recurrir al mercado internacional de deuda por varios años llevo a muchos emisores a financiar sus inversiones con caja propia. Esto se tradujo en ratios de endeudamiento promedio bastante atractivos para los emisores argentinos. De hecho, el ratio de endeudamiento promedio para empresas argentinas es aproximadamente la mitad del ratio observado en la región excluyendo nuestro país. Adicionalmente, se ha producido un marcado desendeudamiento corporativo desde el año 2002. De acuerdo a información del BIS, el crédito al sector no financiero con respecto al PIB represento en Argentina un 12.3% a junio de 2016, cuando dicho ratio era de 50.5% a diciembre de 2002. Por el contrario, dicho indicador se encuentra actualmente en niveles de 44.8% para Brasil, 107.3% para Chile y 25.8% para México. En estos tres países, el indicador ha crecido marcadamente desde el año 2002, con lo cual Argentina es el único país de esta muestra donde se evidencio un claro desendeudamiento del sector corporativo.

 

Esto ha permitido por ejemplo que compañías como Arcor o Cablevisión, con ratios de endeudamiento sumamente holgados, se hayan podido financiar en dólares al 6.0% y 6.5% respectivamente. Por otro lado, hubo compañías cuyos ratios de endeudamiento al momento de las emisiones fueron más agresivos, lo que los llevó a convalidar mayores tasas, como fueron los casos de Albanesi, CLISA y CGC, que se financiaron en dólares a tasas del 9.625%, 9.5% y 9.5% respectivamente. Cabe aclarar que la emisión a 9.75% de Banco Hipotecario fue una ampliación de una emisión de 2015.

 

Con respecto al uso de los fondos, parte de estas emisiones fue destinada a cancelar deuda preexistente y extender plazos de pagos y otra parte fue también destinada a financiar inversiones.

 

Mirando hacia adelante, la curva de bonos corporativos argentinos se vio afectada por el aumento de tasas a nivel internacional, lo que produjo un aumento en los rendimientos. De todas maneras, el sector se encuentra en condiciones de seguir participando en el mercado internacional de deuda, en particular en aquellas historias que independientemente del contexto global son atractivas para los inversores internacionales. En relación a esto, existen sectores corporativos en Argentina que deberán transitar hacia una transformación luego de que varios años de desequilibrios macroeconómicos afectaran sus negocios. La normalización de estos sectores (en particular los de energía y utilities) otorga un atractivo adicional para los inversores que buscan exposición en estas oportunidades.

 

(*) Head of Equity and Credit Research de Puente

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *