Automotriz industria

Autos: el brote verde se intensificó en diciembre

 

por Luis Varela

 

Una lluvia de promociones y descuentos, un mercado algo más desahogado y señales de compradores muy apurados por sacarse de encima rápidamente los pesos que pierden valor, intensificaron en diciembre el brote verde que vienen mostrando los autos desde mediados de octubre.

 

El motor de la recuperación estuvo esta vez impulsado desde las compras externas, con un gran golpe de oxígeno para las exportaciones, beneficiadas por un mercado brasileño que empieza a levantar cabeza. Pero también se vio un mercado interno bastante más entonado y, muy detrás de esos dos movimientos, la fabricación nacional muestra alguna mejora, pero muy tímida, ya que el reparto que hacen las empresas le da prioridad fundamentalmente a los autos importados, por encima de los nacionales.

 

De ese modo, el 2016 terminó en diciembre con mejor clima, por lo que se abre una perspectiva prometedora para 2017, con posibilidades de que vuelvan a sus puestos de trabajo el 40% de los operarios del sector que, luego de algunos despidos, tienen días de trabajo suspendidos y horas extras completamente olvidadas.

 

La Asociación de Concesionarios de la Argentina (ACARA) confirmó que en diciembre se patentaron 40.147 unidades, 27,1% más que en diciembre de 2015 y que el mes pasado fue el mejor diciembre desde 2013. Con esto, en todo 2016 se patentaron 709.482 vehículos, 10,2% más que en 2015, por lo que fue el mejor año desde 2013.

 

Además, en medio de la gran recesión de los últimos años, el primer año con Cambiemos en el poder se convirtió en el cuarto mejor año de la historia automotriz argentina, detrás del récord de 956.885 unidades vendidas en 2013, de 857.983 en 2011 y 841.173 en 2012.

 

Con ese más activo motor en el mercado interno, la Asociación de Fabricantes confirmó ayer que la producción también se puso en marcha: en diciembre se fabricaron 40.087 unidades, 13,9% más que en diciembre de 2015, por lo que comparativamente diciembre logró la mejor relación interanual de todo el año pasado.

 

Con esto, en todo 2016 se fabricaron 472.776 unidades, 11,1% menos que en todo el 2015. Así, a pesar del repunte de diciembre, la producción está en un tobogán permanente que baja desde el récord de fabricación de 828.771 en 2011 y, en consecuencia, el año 2016 se convirtió por lejos en el peor año en fabricación desde 2006.

 

El factor Brasil

 

El motivo principal de este mal desempeño en la fabricación tiene que ver con las exportaciones más precisamente en la gran depresión que vino experimentando el mercado brasileño.

 

Así, según ADEFA, en diciembre se exportaron 18.802 unidades, 71,8% más que en diciembre de 2015, en por lejos la mejor relación interanual de todo el año. Gracias al gran número de diciembre, en todo el 2016 se exportaron 190.008 vehículos, 21,1% menos que en 2015. De ese modo, en exportaciones, luego del récord histórico absoluto de 506.715 vehículos en 2011, el 2016 fue en exportaciones el peor año desde el 2005.

 

El destino de las exportaciones se repartió orientado hacia Brasil el 72,4%, México 8%, Chile 3,5%, Oceanía 2,8%, Colombia 2,3% y Perú 2,2%. Para comprender el foco de la crisis exportadora debe decirse que entre 2011 y 2014 el 85% de las ventas externas iban directo a Brasil, en 2015 esa cantidad cayó al 76,3% y ahora se redujo a 72,4%.

 

Pero, además del repunte exportador, lo que también motorizó la fabricación fue un más activo mercado interno, que está siendo sostenido por las empresas en base a descuentos y a bonificaciones. Y, debe decirse, también por compradores que se apuran por comprar autos, porque el peso argentino pierde valor con gran velocidad, y no hay una herramienta de inversión que garantice un resultado positivo: “prefieren meter los pesos en un auto nuevo antes de que la inflación los desintegre”, dejo un vendedor.

 

Justamente, debido a las promociones y a la expectativa de que el peso siga perdiendo valor, la venta financiada está logrando la mayor participación de todos los tiempos. De hecho, se está pagando la menor proporción de autos al contado: en 2016 el 51% de los autos nuevos fueron pagados cash, y nada menos que un 49% financiado, cuando hasta hace unos años se vendía 70% al contado y sólo 30% financiado.

 

El 49% de los autos nuevos que se venden financiados se reparten de la siguiente manera: planes de ahorro 26,46% del total, financieras automotrices el 13,23%, créditos de los bancos el 7,84% y concesionarias o la Anses 0,72% cada una. De las operaciones que se hacen a través de los bancos, el ICBC Standad logró colocar el 3,37% de las ventas totales, el Francés el 1,65%, el Santander Rio el 1,25%, el HSBC el 0,71% y el Nación apenas el 0,31%.

 

La empresa que más financia es Fiat (vende a crédito el 68,2% de sus despachos, seguida por 61,2% de Renault, 51,3% de Volkswagen, 49,2% de Ford y P y 48,2% de Chevrolet. Mientras que las compañías que venden menos financiado con Toyota (sólo el 19,8% de sus ventas son a crédito) y Nissan (el 24,6% es financiado).

 

Con el mercado interno más activo y buscando captar buena parte del flujo de los aguinaldos, las terminales inundaron los concesionarios con autos nuevos en diciembre, con la expectativa de arrancar enero y febrero, es decir la nueva temporada, con ventas suculentas.

 

De ese modo, según ADEFA, en diciembre fueron entregadas a la red 72.003 unidades, 108,7% más que en diciembre de 2015. Y, con esto, en todo el 2016 se repartieron en los concesionarios 721.411 vehículos, 22,9% más que en todo el 2015. Y, en cuanto a reparto a concesionarios el año pasado fue el cuarto mejor año de la historia, detrás de 2013, 2011 y 2012.

 

El reparto de unidades

 

La parte mala de esta gran noticia tiene que ver con que la parte del león de los autos que se están repartiendo en las concesionarias argentinas no son autos armados en el país (es decir alimento para el empleo local), sino vehículos importados, la mayoría desde Brasil.

 

En diciembre entraron en los concesionarios argentinos 48.036 importados, 188,8% más que en diciembre de 2015 y apenas 23.967 nacionales, 5,2% más que en diciembre de 2015. Mientras que en todo el 2016 la red recibió 439.752 importados, 36,2% más que en todo el 2015 y 281.659 nacionales, 3% menos que en todo el 2015.

 

Y diciembre fue el mes más importador del año. El mes pasado se repartieron casi 50 nacionales por cada 100 importados, mientras que en todo 2016 hubo 64 nacionales por cada 100 importados. En suma, en cuanto a reparto de importados el 2016 fue el tercer mejor año de toda la historia detrás de 2013 y 2011. Donald Trump le está poniendo una dura barrera a las automotrices norteamericanas para que esto no pase en la relación que se desarrolló entre Estados Unidos y México.

 

Otro de los datos que muestran un año también diferente fue el tipo de vehículo que se vendió. Luego del gran apoyo que Mauricio Macri le dio al campo, el modelo más vendido de todo el 2016 fue la Toyota HILUX con 31.964 unidades, seguida por el Fiat Palio (29.109), el Renault Clio (27.602), el Volkswagen Gol (26.897) y el Toyota Etios (23.898). En 2015 los cinco modelos más vendidos habían sido el Gol, el Chevrolet Classic, la Hilux, el Palio y el Ford Fiesta. Y en 2014 el más vendido fue el Gol, seguido por la Hilux, el Clio, el Palio y el Chevrolet Classic.

 

El momento actual generó una gran modificación en la porción de mercado que logra cada empresa. La francesa Renault es líder desde agosto, pero ahora con mucha más ventaja, con una diferencia sobre el segundo pocas veces vista en el sector. Sobre el 100% de las colocaciones, Renault tiene el 19,8% del mercado, seguida por Chevrolet 15,6%, Ford 12,4%, Fiat 8,9%, Toyota 8,5% y Peugeot 6,8%

 

Esta revitalizada venta de autos nuevos viene acompañada por una debilidad en la venta de autos usados. En diciembre se transfirieron 139.610 usados, 2,8% menos que en diciembre de 2015. Por lo que en todo 2016 la transferencia de usados fue de 1.512.471 unidades, 14,6% menos que en todo 2015. A contramano de lo que ocurrió con el kirchnerismo, las clases bajas se quedaron con más problemas para llegar al usado, retomando potencia las clases altas en la participación de compra de autos nuevos. Las provincias que concentran la transferencia de usados son Buenos Aires 37,82%, Córdoba 10,85%, Capital 9,76%, Santa Fe 9,15%, Mendoza 5,18% y Entre Ríos 4,03%.

 

El particular momento, con mejor venta de autos nuevos y escasa venta de usados hace que hoy se vendan 47 nuevos por cada 100 usados, cuando el kirchnerismo había bajado esa proporción de 51 a 36 nuevos por cada 100 usados, sosteniendo los ingresos de la gente con menores recursos, que podían acceder a su unidad por encima de la potencia de compra de las sectores con mayores ingresos que van directo al auto nuevo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *