Germán Fermo

“Los bonos locales pueden sufrir una doble Nelson”

 

Entrevista a Germán Fermo, Dir. de MacroFinance

 
En medio de una gran volatilidad financiera luego del inesperado “cisne negro” del triunfo de Trump, y en una semana en la cual la Fed seguramente subirá sus tasas, el director de MacroFinance, Germán Fermo, analizó el actual escenario pos-Trump. Según dijo, los bonos locales pueden sufrir una “doble Nelson”, tanto por una suba de tasas del bono estadounidense a diez años como de una baja del S&P.

 

¿Qué impacto tendrá la decisión de la Fed de, casi seguramente, subir las tasas esta semana?

A la luz de lo que pasó con Trump, es algo ya bastante irrelevante. Ya sea que la Fed suba la tasa esta semana o lo haga en la primera reunión del año próximo, el mercado ya lo tiene priceado prácticamante con una probabilidad del 100%, con lo cual eso ya está descontado. La incertidumbre proviene ahora de lo que pasará con Trump.

 

¿El “efecto Trump” seguirá haciendo subir la tasa a diez años del bono estadounidense?

La parte larga de la curva del bono estadounidense subió porque el mercado está descontando que se viene una política fiscal muy agresiva de Trump, que por ejemplo implicará un gran tamaño de la obra pública que va a requerir más financiamiento. O sea, EE.UU. empezará a pedir más dólares que antes y eso ejercerá más presión en el mercado de tasas. Esto ya se vio incluso durante la elección: esa madrugada la tasa a diez años llegó a estar en 1,70 y tres o cuatro horas después, cuando Trump ya asomaba como ganador, ya se había ido a 2,05 y siguió luego hasta los actuales 2,45. Sobre cuánto más podrán seguir escalando, creo que estamos en un sendero incierto hasta que empecemos a entender quién es Trump o qué va a hacer, y eso creo que llevará entre seis meses y un año.

 

¿O sea que seguirán subiendo las tasas estadounidenses?

Como mínimo va a haber mucha volatilidad, pero no creo tampoco que vayan a subir mucho más en el corto plazo porque el mundo no está en condiciones de bancarse esto, dado el endeble crecimiento global. Por eso digo que Trump va a tener una propia restricción en la debilidad de los mercados internacionales.

 

¿Hubiera habido diferencia si ganaba Hillary?

La diferencia entre Trump y Hillary son 100 basis en la parte larga de la curva (el bono de EE.UU. a 10 años), es decir un punto porcentual. O sea, si con Hillary la tasa del bono a 10 años hubiera llegado al 2%, con Trump se irá al 3%, aunque no creo que mucho más porque sino se arriesgaría la estabilidad que vino consiguiendo la Fed.

 

¿Cómo viene impactando este escenario en los bonos locales?

Los bonos argentinos de la parte larga de la curva vienen sufriendo muchísimo, ya que los emergentes reaccionan con mayor agresividad a los embates que tenga la tasa estadounidense de 10 años. Por ejemplo, el A46 tenía un máximo de US$ 116 y una yield (rendimiento) de 6,45%, pero cayó luego a US$ 93 y la TIR llegó a tocar los 8,20%. Los bonos locales de largo plazo bajaron un 20% y también el peso se depreció, a tono con la devaluación en los emergentes por el fortalecimiento mundial del dólar.

 

¿Además de la suba de tasas, algo más puede afectar a los bonos argentinos?

Si la suba de tasas de la Fed es leída como una mala noticia, puede ocurrir que el índice S&P, que anda en máximos, entre en negatividad. Cuando el S&P sube el mercado se pone optimista y se empieza a comprar todo, entre ellos activos de emergentes y de Argentina, y lo contrario ocurre cuando se negativiza. Por eso, los bonos locales pueden sufrir una “doble Nelson”, tanto por la suba de tasas del bono estadounidense a 10 años como por una negatividad del S&P que provoque una aversión global al riesgo. Si este índice baja, los bonos argentinos en riesgo serán los de mayor duration, como el Discount en dólares, el Par en dólares y el 2046, que es el más largo que hay.

 

¿Y cómo se verán afectadas las acciones?

Si el S&P se negativiza le va a pegar a los bonos, pero mucho más al Merval. Los ADR de Argentina se traedean afuera y por eso la racha negativa afuera se siente acá, como ocurrió a principios de año cuando el S&P bajó 10%. De hecho, las acciones argentinas, por ser de un país emergente, reaccionan con más negatividad de lo que baja ese indicador: si por ejemplo el S&P baja 1%, por ahí el Merval lo hace 1,5%.

 

En este escenario de inestabilidad, ¿en qué conviene invertir entonces para resguardarse?

Para ir navegando esta incertidumbre, se puede tener una porción de la cartera en la parte corta de la curva, como el A17 a un año y en Lebac, si bien el dólar se fortaleció un poco y eso le sacó rentabilidad. También son buenas recomendaciones el Bonar 24 y el A21, pero es recomendable evitar la parte larga de la curva hasta que se sepa que pasará con Trump.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *