“El blanqueo es un éxito y puede llegar a terminar en US$ 130.000 M”

 

Entrevista a Federico Tomasevich, Presidente de Puente

 

“Es una gran noticia, y cambia las perspectivas de varias cuestiones hacia adelante”, dice Federico Tomasevich, presidente de Puente. “Además, es una muy buena noticia que el Gobierno actual realmente necesitaba tener porque este segundo semestre fue muy difícil”, agrega el N°1 de Puente. En diálogo con El Economista, analiza el impacto del sinceramiento en la economía y las perspectivas para 2017, sostiene que hay que hacer una reforma impositiva integral y ofrece su opinión sobre los cambios en el equipo económico. “Es muy oportuna la designación de Nicolás Dujovne”, dice.

 

¿Es un éxito el blanqueo?

La noticia fue un suceso y un éxito para la Argentina. Es una gran noticia. Cambia las perspectivas de varias cuestiones hacia adelante. En términos fiscales, de expectativas y de actividad económica. Nosotros creemos que el blanqueo va a terminar entre US$ 120.000 M y US$ 130.000 M. Es decir, va a ser aún más exitoso, porque vas a tener un efecto manada de todos los que no entraron, que se van a apurar por entrar ahora. De hecho, tenés muchos inmuebles en el exterior que se descontaba que se iban a exteriorizar en el primer trimestre del 2017. En términos de expectativa esto significa, en el mercado local pero sobre todo en el internacional, una muy grata novedad para Argentina. Es una muy buena noticia que el Gobierno actual realmente necesitaba tener porque este segundo semestre fue muy difícil. Es una noticia muy oportuna que genera nuevamente mucha expectativa para adelante.

 

Para que ocurriera esa famosa lluvia de inversiones, decían los expertos, primero tenían que arrancar los propios argentinos confiando en su país, y esto se está dando. ¿Cuál es la reacción de un inversor internacional cuando lee en el diario que el blanqueo llega a US$ 90.000 M y ya se habla de US$ 130.000 M?

Para ellos es un cambio en el paradigma del funcionamiento de la economía argentina y por eso es un cambio de escenario. Porque es conocido, en Argentina, que gran parte de sus activos están afuera. Y una cosa es que estén afuera con la posibilidad de volver a Argentina y otra que estén fuera con la imposibilidad de volver porque no están declarados. Ahora, pasando a estar declarados esos fondos, te genera varios efectos positivos. Una, es un cambio importantísimo en el esquema fiscal porque te aumenta la base de contribuyentes y la base imponible. Hay más riqueza declarada, de más contribuyentes. Entonces es una muy buena noticia en términos fiscales. Segundo, gran parte de esos activos que se están declarando en el exterior van a estar invertidos en buscar activos argentinos como bonos del Gobierno, de las provincias, las empresas, Lebac, plazos fijos, fondos comunes de inversión, acciones. ¿Por qué? Porque todas inversiones no pagan Impuesto a las Ganancias. Entonces si un inversor tiene la cuenta en Suiza y compra un bono de Petrobras Brasil, del bono ese, de los intereses que pague, el inversor tendrá que pagar 35% de Impuestos a las Ganancias. Si compra el bono similar, pero de YPF, no paga Ganancias. Por lo cual va a haber un montón de argentinos invirtiendo en activos argentinos. Porque ahora van a pagar Impuesto a las Ganancias si no compran bonos argentinos, acciones argentinas, fondos comunes de inversión, Lebac o plazos fijos. Vas a tener una demanda nueva muy importante sobre activos financieros locales.

 

Y muy oportuna, también, porque por el “efecto Trump” estaban cayendo todos los bonos argentinos…

Y fijate que en los últimos días los bonos no pararon de subir en un contexto internacional donde en los países emergentes los bonos están bajando. En Argentina están subiendo. ¿Qué está pasando? Los argentinos están comprando bonos argentinos porque los intereses de esos bonos no pagan Impuesto a las Ganancias.

 

Acerca del efecto sobre el crecimiento que mencionaba, con este resultado del blanqueo, superior a lo previsto, ¿pueden cambiar las previsiones para 2017 o aún no?

Somos optimistas, aunque es demasiado prematuro hacer un cambio de escenario de crecimiento en función de esto. Pero sin duda esto es un empujón para la economía porque muchos argentinos van a estar comprando activos argentinos. Esos activos terminarán financiando a una empresa o a un Gobierno que necesita hacer una inversión o gasto. Ahora, otra posibilidad es que una parte considerable de esos activos que se están declarando en el exterior puedan volver al país para invertirse en la actividad de cada uno de esos contribuyentes nuevos. Ahí tenés gente de agribusiness, real estate, comercios, infinidad de industrias y actividades. Y es universal el comportamiento del inversor que tiende a invertir en su propia industria. Esos US$ 120.000 M no van a repatriarse al país, pero gran parte tienen la posibilidad de invertirse acá. Si esos contribuyentes consideran que comprarse un departamento es una buena inversión, ampliar la capacidad productiva de su fábrica es una buena inversión, abrir una sucursal de su comercio es una buena inversión o meter genética en su compañía de agribusiness es una buena inversión, o que comprar terrenos para desarrollo para compañías de real estate también lo es, todo eso va a estar pasando en mayor o menor medida. En la medida en que la economía empiece a crecer, eso va a suceder más. En la medida en que la economía tenga indicadores de crecimiento más moderados va a suceder menos. Pero va a suceder. Y, aunque suceda menos, los números son muy importantes.

 

La suscripción de los famosos “bonos mágicos” no fue la esperada. Pero, como decía, va a haber un pool de capitales interesante como para financiar el elevado déficit fiscal en el 2017, y algo ya se está viendo…

Había tres opciones para el que quería entrar. Los “bonos mágicos”, los fondos comunes de inversión o pagar la penalidad del 10%. Prácticamente todo el mundo optó por la penalidad del 10% y quedar liberado para poder invertir en lo que uno quiere. Creo que en el próximo trimestre va a ser lo mismo: el inversor argentino busca tener libertad de acción, y no quedar comprometido. Y la verdad que pagar la penalidad del 10% y quedar saneado es un excelente negocio para el contribuyente. Entonces van a optar por eso. Y no tener la obligación de estar determinada cantidad de años dentro de un fondo o dentro de un bono sin poder venderlo. Ahora, un tema importante del cual no se habló: si los contribuyentes no tuviesen una visión optimista respecto a Argentina, muchos hubiesen elegido salir. Como pasó en Francia cuando subieron los impuestos, y una gran cantidad de franceses se fueron a vivir a otro país. Entonces vos tenías alguna alternativa distinta a entrar a la amnistía fiscal. Podías no entrar, podías no entrar e irte y, por lo que podemos ver, todo el mundo está entrando y eso es una excelente noticia.

 

¿Cómo se hace para que eso no pase esto de vuelta? Es decir, para que no tengamos casi un PIB entero afuera del país o el sistema…

Este tema es una combinación de varios factores: previsibilidad, seguridad jurídica y que Argentina entre a una etapa de normalización institucional importante. Y algo importantísimo es algo que va a entrar a la agenda seguramente el año que viene y es la reforma fiscal. Vos no podés tener una presión impositiva tan alta porque eso incentiva a la evasión. Tiene que ser algo equilibrado. Si no, estás incentivando a que evadan porque no tienen posibilidad de subsistir. Entonces que no vuelva a suceder es una cuestión de varios factores, como los que te mencionaba. Es necesario un proceso de convivencia sin crisis, pero con una reforma fiscal integral para que sea razonable hacer negocios tanto para los asalariados como para las empresas.

 

Conecto el éxito del blanqueo con la designación de Nicolás Dujovne como nuevo ministro de Hacienda porque ambos son temas que siguen en el mercado local y también internacional: tanto la confianza de los argentinos en su país como la marcha de las cuentas públicas. Con Dujovne, la intención oficial parece ser esa: ir bajando el déficit más rápidamente y mostrar un sendero más claro. Esto también es clave para mandar una señal hacia afuera…

Es muy oportuna la designación de Dujovne porque el equipo económico de Alfonso Prat-Gay y Luis Caputo era un equipo con gran reconocimiento internacional, muy orientado a todo lo que era el financiamiento y con excelentes vínculos con los mercados internacionales. Hicieron un muy buen trabajo: salieron del default, levantaron las restricciones cambiarias, resolvieron lo que andaba dando vueltas en el CIADI, pero ahora el país necesita otra agenda. Vos tenías al ministro de Hacienda y al secretario de Finanzas con el mismo perfil y la misma agenda. Entonces este cambio es muy oportuno para que el nuevo ministro de Hacienda pueda dedicarse a los temas de la economía y más internos del país: eficiencia en el gasto y recortar gasto que sea innecesario, que seguramente con la agenda anterior y ese equipo no se estaba dando. Entonces creo que es oportuno y, de hecho, creo que va a ser muy efectivo.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *