El 25% de los ocupados informales son pobres

 

Un informe realizado conjuntamente por el Centro Interdisciplinario de Estudios Avanzados de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (Ciea-Untref) y la Fundación Uocra afirma que el 25,8% de los trabajadores de la economía informal estructural se encuentra en condiciones de pobreza. Asimismo, revela que el 21% de los ocupados en este sector son jóvenes de hasta 24 años.

 

“El universo de los ocupados es sumamente heterogéneo, especialmente en países como el nuestro, donde ciertas características centrales del mercado de trabajo responden a heterogeneidades profundas presentes en la estructura socio-productiva”, señalan los investigadores.

 

En este marco, el indicador de informalidad estructural (sector informal, según OIT) permite capturar una distinción fundamental de estas heterogeneidades: la que distingue el modo en que se inserta una unidad productiva y, por consiguiente, sus puestos de trabajo, delimitando un sector de “productividad moderna” y otro llamado “informal estructural”. Así, la categoría de trabajadores informales no estaría definida por la registración (aunque es esperable una alta propensión a ello) sino que señalaría a aquellos ocupados pertenecientes a una clase desventajada y marginal, de baja productividad y calificación, empleados en firmas de pequeña escala o en actividades basadas en la familia con tecnologías poco productivas.

 

Según lo relevado, dentro del sector moderno la proporción mayoritaria de ocupados corresponde a asalariados que se encuentran registrados (61,4%), mientras que dentro de la informalidad estructural la proporción mayoritaria de ocupados son asalariados en pequeñas unidades de menos de cinco integrantes (de ellos, más de la mitad no está registrado) o corresponden al autoempleo desarrollado en condiciones precarias.

 

El informe revela una marcada presencia de jóvenes con ocupaciones dentro de la informalidad estructural. Mientras que dentro de los ocupados modernos un 11% tiene hasta 24 años de edad, esta proporción aumenta al 21% en el grupo de los ocupados informales. Respecto a la educación, se observan importantes diferencias. Dentro de la informalidad estructural un 53% no logró completar los estudios secundarios, proporción que disminuye al 35% dentro del sector moderno. También se evidencian diferencias en la cobertura social: el 53% de los ocupados informales no poseen ningún tipo de cobertura (aspecto, a su vez, relacionados con el no registro), mientras que esta proporción disminuye al 21% entre los ocupados fuera de la informalidad estructural.

 

Para los investigadores, buena parte del núcleo duro de la pobreza, incapaz de ser desarticulado sólo con el crecimiento de la economía, es consecuencia de la continuidad de problemas estructurales como esta segmentación de la estructura productiva, que afecta a una importante proporción de los ocupados argentinos.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *