Blanqueo: aprueban dos nuevos FCI y hay dudas con los que quedan

fci monedas pesos cuadro

 

La Comisión Nacional de Valores (CNV) aprobó dos nuevos fondos comunes de inversión cerrados para el blanqueo -uno agropecuario y otro energético- y podría autorizar alguno más antes que termine el año.

 

Con INTL CIBSA como agente colocador y el Banco de Valores como custodio, uno de los dos FCI aprobados fue el “Gainvest Gas Natural 3.0 Infraestructura”, que invertirá en la ampliación de la red de gas natural. El instrumento, con fecha de suscripción en las primeras semanas de 2017, buscará captar US$ 70 millones para aplicarlos “a tecnologías de Gas de Tercera Generación, que independizan el aprovechamiento de las fuentes de gas de los condicionantes de escala de tecnologías precedentes”.

 

El otro FCI aprobado, el agropecuario “First Renta Agro FCI”, buscará reunir US$ 10 millones para invertir en títulos agropecuarios, como Valoraciones de Deuda Fiduciarias (VDF), Obligaciones Negociables (ON), cheques y pagarés. Con una rentabilidad en dólares del 6%, su suscripción comenzará en febrero y priorizará las inversiones en dólares que paguen renta fija.

 

Estos dos fondos se suman a los únicos dos que hasta ahora aprobó la CNV, uno para energía y otro inmobiliario. En el primer caso, el “Pampa Energía SBS I” invertirá US$ 365 millones para la ampliación de la central térmica Loma de la Lata, y la construcción de una central térmica en Pilar y un parque eólico en Bahía Blanca. Y en el segundo caso, el “Allaria Residencial CasaARG I”, que acaba de completar su cupo de suscripción de US$ 30 millones, apuntará a proyectos inmobiliarios de clase media en Caballito, Devoto, Pilar, Moreno, Parque Chacabuco y el Interior (Neuquén, Mar del Plata y Corrientes).

 

Quejas contra la CNV

 

Pese a estas cuatro aprobaciones, a la CNV le quedan todavía nada más y nada menos que otros 36 fondos por autorizar, entre ellos de Argencons, BACS (IRSA), Consultatio, GnvGroup, Monarca, Eidico, Predial, Grupo Frali y Onix Portland. Esta lentitud tiene preocupados a los emisores de estos FCI, que temen que el organismo no llegue a aprobar a la mayoría de estos instrumentos antes que termine el blanqueo.

 

Algunos de estos operadores explicaron a El Economista que intentaron comunicarse reiteradamente con la CNV para poder explicar las características de sus fondos, pero no tuvieron respuesta. Además del lucro cesante que vienen teniendo por la demora, se quejan de que los fondos ya aprobados tienen una importante ventaja competitiva respecto a los que aún están stand-by.

 

Pese a la incertidumbre, muchos se arriesgaron igual a salir a ofrecer sus instrumentos: por ejemplo, en una administradora de fondos comenzaron a promocionar sus FCI en varias plazas del Interior sin saber siquiera si llegarán a ofrecerlos. “Fuimos a Córdoba, Rosario y otras provincias a presentar nuestros fondos, ¿pero qué pasa si después no salen? ¿Cómo quedamos con los clientes?”, explicaron desde este último lugar.

 

Los operadores sostienen que ellos cumplieron correctamente con la presentación de sus instrumentos y que el problema, más allá de los exiguos plazos del blanqueo, está en la CNV. “Armar la estructuración de cada fondo fue algo complejo que nos demoró, no es que teníamos todo el tiempo del mundo y nos dormimos. La falla no está de nuestro lado; al poco tiempo que da el blanqueo se suma una limitación de recursos de la CNV”, aseguró un operador.

 

Y los tiempos son aún más cortos, agregó, si se considera que “luego de la aprobación de la CNV, viene toda una serie de trámites burocráticos que demorarán la emisión al menos un mes más”. Además, tampoco se sabe que pasará con los fondos de parking que quedan por aprobar, ya que su vida útil termina el 31 de marzo y los tiempos para implementarlos serán muy reducidos.

 

Por su parte, ante la consulta de El Economista, desde la CNV se cubrieron diciendo que “como la ley de reforma del mercado de capitales fue pateada para marzo, muchos de los que presentaron fondos no se preocuparon en impulsar los trámites”. Esta ley tenía un artículo que eximía a los FCI cerrados del blanqueo de la doble imposición de Ganancias, es decir que pasaba a pagar sólo el inversor y el instrumento quedaba exento. Y además, se dejaba afuera del IVA a las incorporaciones de crédito al FCI y a la “emisión, suscripción, colocación, transferencia y renta” de cuotapartes.

 

La demora en la aprobación de la reforma del mercado de capitales suma así un problema adicional a los operadores: como el blanqueo cierra el 31 de marzo y la reforma no se trataría antes de ese mes, hasta entonces los potenciales inversores no conocerán la rentabilidad real de los FCI y podrían decidir no suscribirlos.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *