Sube el dólar en Brasil y las Bolsas de la región lo sienten

Ayer bajaron los granos y el petróleo. Los bonos están débiles en todas partes. Los títulos argentinos perdieron precio y volvieron a la cotización de hace dos semanas. Hubo un preocupante salto del dólar en Brasil. La Bolsa porteño se hizo eco de un escenario adverso y cayó 3,3%.

 

por Luis Varela

 
El martes 13, al menos para los mercados, no llegó a ser destructiva pero los números rojos de todas partes terminaron generando caras de gran preocupación en muchos inversores.

 

El dato probablemente más distintivo tuvo que ver con el precio de las commodities. Un día después de que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos diera a conocer que la cosecha norteamericana viene con las alforjas repletas, la cotización de los granos perdió terreno en Chicago.

 

La pérdida principal estuvo en el maíz, que asimiló una caída de nada menos que 3%, pero también hubo un fuerte descenso del 2,2% para la soja y del 1% para el trigo. Y en Rosario, que siempre está detrás de lo que pasa en Chicago, la soja y el trigo también volvieron a estar para abajo, pero se observó un alentado repunte para el girasol.

 

Detrás del descenso de los granos, otro de los valores que también perdió pie fue el petróleo, cuya cotización de Texas terminó nuevamente por debajo de los US$ 45, cuando parecía romper el techo de US$ 48 hace pocos días. A pesar de esto, los metales estuvieron con mejor ánimo: hubo otro leve descenso en las onzas de oro y plata, pero (salvo el níquel) todos los metales básicos estuvieron para arriba, lo cual indica que las fábricas del mundo siguen demandando material.

 

El amesetamiento de las commodities, con un nivel de actividad mundial que se sigue ralentizando, está generando entre los inversores un temor cada vez más certero de que puede haber problemas para que se cumplan los pagos de muchos de los infinitos bonos que circulan por el planeta. Por eso, los bonos de todas partes volvieron a achicar, tanto que la tasa larga a diez años, que hace alguna semanas estaba en 2,35% anual y bajando, ahora está en 2,55% anual y subiendo.

 

Y dentro de la flojera de los bonos hubo una particular debilidad sobre todo en los bonos brasileños. El descenso de los granos y la mala cosecha de Brasil prometen menos dólares para el gobierno de Temer, por lo que el riesgo país de Brasil volvió a subir hasta 325 puntos, con un nuevo y pronunciado aumento del dólar en el mercado paulista.

 

La salida de Dilma Rousseff y del PT del Gobierno permitió una masiva entrada de dólares al mercado brasileño, llevando a la paridad de real de 4,20 a 3,12 reales entre febrero de este año y mediados del mes pasado. Pero ya con Temer en el poder, debido a la situación en que quedó la economía, y por las presiones sociales crecientes, el aluvión de dólares se detuvo, y ahora el precio del billete va en alza, alcanzando ayer nada menos que 3,32 reales.

 

Obviamente, esta nueva devaluación de Brasil complica a todos los negocios exportadores argentinos a ese destino.

 

En ese sentido, como los granos (principal producto de exportación de Argentina) siguen para abajo, los títulos públicos nacionales continúan mostrando debilidad.

 

Con eso, los bonos argentinos achicaron otro 0,4% promedio ayer, regresando a su peor precio de los últimos quince días. El 70% de lo operado en bonos se transó en seis títulos: AA17 25%, AY24 16%, AO17 12%, DICA 6%, DICP 5% y TC21 5%. Y con un clima muy selectivo y mejor volumen de negocios hubo una suba del 0,5 al 1% para los bonos CUAP, AY17, BDED, PR13, BD2C9, ERD16 y AO17, pero una baja del 1 al 2,8% para los bonos PARY, PARYD, PAY0, RNG21, PARAD, TVPP, PARA, BDEDD, DICAD, PMO18, DICY, AM20, AA46, BP28 y TVPA.

 

El clima cambiario de Argentina no varió en absoluto. A pesar de la suba que tuvo el billete verde en Brasil, y con un clima general más entonado para el dólar en todo el mundo, la divisa tuvo una leve baja en Buenos Aires: cerró a $ 15,22 el oficial y a $ 15,37 el blue.

 

La baja del dólar se da por dos condiciones, los índices del inflación que siguen siendo bajos, debido a la postergación de las tarifas, y a la expectativa de que los inversores traigan dólares del exterior para sumarse al blanqueo. Además, en línea con eso, el BCRA decidió bajar otro medio punto la tasa de las Lebac: pagó 27,25% anual en el plazo corto y 24,57% en el largo.

 

Más allá de esa quietud cambiaria, donde probablemente se vio la peor de todas las noticias fue en el negocio bursátil. Con altos montos negociados, las Bolsas de todas partes estuvieron para abajo. Hubo una baja del 0,9 al 1,5% para los índices de la bolsa de Nueva York; las Bolsa europeas terminaron con un rojo perfecto, no se salvó ni una; se anotó un descenso del 1,2% en la Bolsa de México y una caída del 3% en la de San Pablo.

 

El recinto bursátil porteño fue otra vez el peor de todos. El índice MerVal, que hace pocas jornadas parecía querer coquetear con los 17.000 puntos, sufrió una fuerte baja del 3,35%.

 

En la Bolsa de Nueva York, mientras tanto, los ADR argentinos también mostraron números para abajo.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *