Siguen los cruces por las retenciones

Etchevehere confía en que el Gobierno rebajará el impuesto, pero otras entidades lo dudan.

 

“El año pasado la rebaja fue en diciembre, y faltan tres meses para diciembre todavía. Hoy no tenemos por qué poner en duda que no vayan a cumplir”, dijo convencido el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Luis Miguel Etchevehere. El dirigente, que la semana pasada renovó su mandato por tercer año consecutivo, es fiel al Gobierno Nacional. Sin contar que estuvo a punto de ser ministro de Agroindustria –puesto con el que finalmente se quedó el radical formoseño Ricardo Buryaile–, se muestra muy cerca del presidente Macri, sobre todo en reuniones con empresas del sector y en viajes relacionados a la actividad agropecuaria. Será por eso, quizás, que decidió otorgarle al Ejecutivo una cuota de confianza en relación a la promesa de una nueva rebaja del 5% en las retenciones a la soja, el único cultivo que no recibió la quita total como sí ocurrió en el resto de los casos, incluso en las economías regionales y la ganadería.

 

“Las retenciones eran malísimas con el gobierno anterior y siguen siendo malísimas, sin ningún tipo de dudas”, expresó en declaraciones radiales. En ese sentido, el titular de la entidad ruralista señaló que las modificaciones macroeconómicas que se aplicaron este año generaron “mucha confianza en el campo, y eso se vio en inversiones”, y criticó con dureza a “algunos gremialistas” que “están con un discurso contra el agro”. “Todavía no se dieron cuenta de que gracias a esto hubo cinco millones de viajes de camiones y habría seis millones el próximo año, con mayor cosecha. No se quejen tanto porque esto significa trabajo, no se equivoquen de enemigo. No se metan con nosotros: estamos generando trabajo en toda la Argentina”, disparó.

 

Por otro lado, resaltó que “ciertos” empresarios durante la gestión anterior “desaparecían, salvo honrosas excepciones. El resto parecía que estaban cómodos con las políticas que llevaba adelante el kirchnerismo. Entre cuatro paredes resolvían precios, vida y obras de productores y consumidores”, declaró.

 

CRA no se convence Pese a que el mes pasado Macri concurrió a la jornada que organizó en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires y les garantizó mejoras, Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) puso en duda el accionar del Ejecutivo con respecto al tributo en la oleaginosa. “No reducir otro 5% sería una mala señal para el inversor y un acto grave, ya que vulneraría una promesa de campaña para con el sector agropecuario”, dijo su presidente, Dardo Chiesa.

 

“El que está fuera de nuestro sector, y piensa traer la plata para invertir, está viendo si este Gobierno es serio o es más de lo mismo, porque cuando se empiezan a incumplir la promesas es más de lo mismo”, sostuvo, al tiempo que consideró que “las pérdidas en inversiones van a superar lo que recaudaría el Estado con dicho impuesto”.

 

Sucede que, según los cálculos de Chiesa, ese 5% representaría US$ 1.000 millones para el fisco con la soja a $ 3.800 o $ 4.000 por tonelada, e indicó que para el Presupuesto Nacional, estimado en más US$ 250.000 millones, “la cifra no es representativa”. “Si el Gobierno piensa que el blanqueo será entre US$ 50.000 millones y US$ 60.000 millones, US$ 1.000 millones no es un monto que le pueda calmar la ansiedad a nadie y menos a un Estado Nacional. Esto se debe a otro tipo de puja política dentro del gabinete”, afirmó.

 

“El sojero es el único sector de la economía argentina que cobra un dólar de $ 10 y paga con uno de $ 15: hay sectores que no hacen ni van a hacer ningún esfuerzo, como la minería, el juego o la actividad financiera”, concluyó, y descartó, por el momento, medidas de fuerza.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *