Realista (y sin ajuste)

La suba del IPC (12%-17%) y el resultado fiscal primario (4,2% del PIB) fueron las cifras más cuestionadas.

 

Todos los economistas resaltaron ayer que el Presupuesto es realista y contiene hipótesis verosímiles para las distintas variables. Algo normal en casi todo el mundo, pero que aquí no pasaba en los últimos años. Bienvenido sea.

 

Eso no impidió, lógicamente, que los economistas expresaran sus diferencias con algunas proyecciones y deslizaran críticas sobre el rumbo de la política económica.

 

La pauta de crecimiento (3,5%), usualmente dibujada en los años kirchneristas, pasa la prueba de la verosimilitud y algunos, como el Estudio Bein, son aún más optimistas. El dólar, lo mismo.

 

IPC más alto El número más debatido fue el IPC. Para el Gobierno, los precios subirán entre 12% y 17% en 2017. Los economistas, sin embargo, avizoran que el alza del IPC estará, punta a punta, más cerca de 20%. Algunos, incluso, hablan de 25%. Todavía nadie sabe. La clave, dicen, descansa en tres variables: tipo de cambio (se movería 20%), las tarifas y las negociaciones salariales, que comenzarán en febrero de 2017.

 

Rojo para arriba

 

La cuestión fiscal generó críticas en ambos frentes. Por un lado, hubo quienes, sobre todo desde la ortodoxia, criticaron la laxitud del ajuste fiscal. Recordemos que, en enero pasado, Alfonso Prat-Gay puso como meta un rojo primario de 3,3% en 2017 y, ahora, apunta a 4,2%. Según otros, sin embargo, el gradualismo fiscal es correcto y, si bien desearían que el rojo baje más rápido, creen que lo importante es que tenga una tendencia descendente.

 

Por otro lado, también hubo algunos que criticaron la meta misma. Por ejemplo, un informe de Labour, Capital & Growth. “Para 2017, el Presupuesto contempla un déficit primario de 4,2% del PBI ($ 413.000 millones), 0,9 punto por encima de la meta establecida a principios de año (3,3%). Se justifica el incumplimiento por impacto del Programa de Reparación Histórica (0,7% del PIB), menores ingresos a causa del de Acuerdo para el Fortalecimiento del Federalismo (0,3% del PIB) e ingresos por blanqueo por 0,3% PIB. Sin embargo, como venimos sosteniendo, la meta de 3,3% del PIB era incumplible aun considerando estos ajustes (Programa de Reparación Histórica y Acuerdo para el Fortalecimiento del Federalismo). Para 2017 estimamos un déficit primario de 5,3% PIB”, plantea en un informe difundido ayer.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *