Prat-Gay deberá buscar US$ 20.000 M en los mercados

 

Con un déficit fiscal primario de 4,2% del PIB en 2017 (que se agrandaría a nada menos que 6% cuando se compute el pago de intereses) y un BCRA decidido a acotar la “dominancia fiscal” (apenas le transferirá al Tesoro $150.000 millones en 2017), los economistas calculan cuánto financiamiento necesitará el ministro de Hacienda y Finanzas Públicas, Alfonso Prat-Gay, para que cierren las cuentas.

 

Según Miguel Kiguel, cerca de la mitad de los intereses los cobra el propio Estado, ya que la mitad de la deuda pública se encuentra en poder de la Anses y, en menor medida, del BCRA, y otras agencias públicas. “Así, el déficit fiscal neto o las necesidades de nuevo financiamiento excluyendo al sector público ascienden a 5% del PIB”, sostiene el director de Econviews en su informe semanal.

 

¿Y cómo se van a financiar las necesidades de 5 puntos del PIB? Según Kiguel, 1,5 punto los pondrá Federico Sturzenegger “y el mercado de capitales aportaría los 3,5 puntos restantes”. En números, la friolera de US$ 20.000 millones.

 

  • “El mercado local podría aportar nuevo financiamiento por alrededor de 1,5% del PIB o unos US$ 8.000 millones, mediante un mix de bonos en pesos a tasa fija y Letes en dólares similar al que está utilizando el Gobierno en los últimos meses. Es un aporte mayor al de este año, pero creemos que no debería comprometer la capacidad del mercado local para financiar al sector privado, más aún si se sigue permitiendo la participación de inversores del exterior. No obstante, también hay que emitir deuda para refinanciar los vencimientos de 2017, equivalentes a unos $ 130.000 millones de Prat-Gay deberá buscar US$ 20.000 M en los mercados bonos en pesos y a unos US$ 6.000 millones de Letes en dólares emitidas este año”, sostiene Kiguel.

 

  • “El mercado internacional podría aportar nuevo financiamiento por alrededor de 2% del PIB o unos US$ 12.000 millones, mediante bonos en dólares y euros a mediano y largo plazos. Es un aporte mayor en términos de nuevo financiamiento al de este año, ya que gran parte se utilizó para pagarle a los holdouts. No obstante, también habrá que emitir deuda para refinanciar los vencimientos de capital, equivalentes a unos US$ 8.000 millones, entre los que se destaca el Bonar 17”, amplía el economista.

 

  • En tanto, concluye Kiguel, “los multilaterales y oficiales no aportarían nuevo financiamiento, en tanto esperamos desembolsos cercanos a US$ 4.000 millones, que compensarían los vencimientos de capital con multilaterales y los pagos al Club de París”.

 

Sumando todo, “en 2017 la deuda con acreedores privados crecería unos US$ 20.000 millones y pasaría de representar algo más del 19% del PIB en 2016 a cerca del 21% a fines de 2017 (el crecimiento del PIB en dólares y la parte de la deuda denominada en pesos ayudan a atenuar la suba a PIB)”.

 

¿Es preocupante? “Financiar US$ 20.000 millones nuevos y frescos por año en el mercado de capitales es una cifra importante para Argentina y para las economías emergentes, pero financiable en la medida en que no haya un cisne negro en los mercados globales”, dice Kiguel. Y, mirando hacia adelante, dice: “A pesar de que la deuda es baja, es importante ir dando señales muy claras de que a partir de 2018 la política fiscal será más dura una vez la economía haya vuelto a crecer”.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *