Por “la herencia K”, Gobierno pide a FMI que atenúe críticas

 

por Leandro Gabin

 

La misión de técnicos del Fondo Monetario Internacional (FMI) encabezada por el italiano Roberto Cardarelli, que arribó el lunes pasado y estará en Buenos Aires hasta el 30 de septiembre, pasará sin demasiados sobresaltos para el Gobierno.

 

Si bien recién comenzaron las reuniones, los técnicos del FMI se llevarán un pedido cuasi explícito por parte del Ejecutivo: en caso de tener críticas hacia la gestión actual, poner en “contexto” de dónde viene el país y hacia dónde va.

 

“Lo que le explicamos a la gente del Fondo, y eso lo saben, es que hay que valorar lo que se ha hecho. Reconstruir el Indec, por ejemplo, aún hoy teniendo la patota de (Guillermo) Moreno adentro, pues al ser delegados no los podes rajar, es más que un mérito”, reconoce una fuente oficial. “Hay cosas a mejorar y eso lo sabemos, ahora todo tiene que estar puesto en contexto”, repite el funcionario. Lo que queda de esa frase es lo que pedirá el Gobierno a la delegación del Fondo: “atenuantes” para que la evaluación final sea más positiva de lo que, estiman, igualmente iba a ser. El famoso artículo IV implica que los técnicos del FMI recopilarán, durante su tour por Buenos Aires, información e intercambiarán opiniones con funcionarios del Gobierno, con integrantes del sector privado, con miembros del Congreso y con organizaciones civiles (ONG’s). De hecho, este viernes tienen reuniones con Federico Sturzzenegger y otros directores del BCRA. ¿Habrá algún planteo por el supuesto atraso cambiario?

 

Luego de esta misión se presentará un informe al Directorio Ejecutivo del FMI para su discusión, que el Gobierno espera que sea positivo. Si bien los informes suelen incluir un resumen de la situación económica donde se destacan “riesgos” y se sugieren políticas correctivas, se estima que quedarán muy diluidos en un marco de reconocimiento de cambios favorables. Obviamente habrá mención a la inflación, que aún sigue elevada, o el déficit fiscal, pero tampoco el Fondo tendría demasiados argumentos para cuestionar al Gobierno de Mauricio Macri.

 

Fuentes oficiales estiman que después de la revisión (que contará con el visto bueno de la directora del organismo multilateral, Christine Lagarde) es posible que se levante la “moción de censura” que pesa sobre el país desde principios de 2013 por la distorsión de los datos de crecimiento económico e inflación.

 

En el Gobierno dicen que tendrán una relación “madura” con el FMI y que “de ninguna manera significa volver a endeudarse con el organismo”. “Social y políticamente es inviable esa opción. Además, en un escenario donde el financiamiento para el país está y en manera muy contundente, no hay chances”, repiten en el equipo económico.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *