Las inversiones y la excusa de las elecciones

El Gobierno no quiere que los empresarios se queden esperando el resultado de las legislativas del año que viene, sino que influyan en él con sus decisiones.

 

El propio Mauricio Macri sostuvo tiempo atrás en una entrevista que uno de los motivos por los cuales aún no hay inversiones en la magnitud esperada es por el temor que genera un retorno al poder del peronismo y que eso signifique una vuelta atrás en el camino de cambio emprendido ahora.

 

Siguiendo ese razonamiento, es habitual escuchar a muchos analistas económicos sostener que los empresarios están esperando el resultado de las elecciones legislativas de 2017 para recién entonces tomar decisiones de inversión.

 

Establecer como condición el triunfo del oficialismo en las elecciones de medio término es preocupante porque Argentina, como muchos otros países, tiene elecciones cada dos años. Con ese criterio tampoco habría inversiones después de 2017 porque se esperaría al resultado de las elecciones en 2019 y así sucesivamente.

 

Los esquemas económicos que responden a las demandas sociales en una etapa determinada son ratificados en las urnas. Por lo tanto el desafío del Gobierno es que sus políticas funcionen, y si no lo logra, perderá las elecciones. Además, si no funcionan y los ciudadanos no las avalan, su continuidad carece de sentido y no le sirven a nadie, incluidos los potenciales inversores.

 

En Argentina ha habido muchas experiencias en ese sentido.

 

En su momento la convertibilidad tuvo apoyo popular y el oficialismo ganó cuatro elecciones consecutivas sobre esa base y la oposición sólo pudo ganar cuando se comprometió a mantener “el uno a uno”. Luego de la crisis de 2001, una serie de medidas heterodoxas en el marco de un contexto internacional favorable permitieron superar los problemas más acuciantes, y consecuentemente, el nuevo esquema económico logró el respaldo social necesario para sostenerse durante mucho tiempo. Siempre que una política logra sacar a un país de una crisis, genera un consenso que perdura. El actual Gobierno ha modificado la orientación de todas las políticas públicas. Tiene que demostrar que es mejor para el país que la anterior y consecuentemente mantener el apoyo de los votantes.

 

Lo bueno de la democracia es que los gobiernos pueden perder elecciones. Todos, funcionarios e inversores, deben estar preparados para esa circunstancia. Si los empresarios no invierten es porque todavía no están dadas muchas condiciones para hacerlo. Nadie deja de hacerlo si ve una oportunidad, sostener que se está esperando el resultado de las legislativas de 2017 es sólo una coartada para ganar tiempo.

 

Sobre lo que debe trabajar el Gobierno en esta etapa es en crear las condiciones para atraer inversiones. El primer punto, insoslayable, es crear oportunidades de negocios. Luego debe desarrollar la infraestructura, mantener las reglas de juego, por ejemplo, en materia cambiaria y tributaria. Hay también factores que no dependen de la voluntad de los gobernantes argentinos como por ejemplo la evolución de Brasil porque quien invierte en Argentina aspira a poder acceder a un mercado más amplio.

 

Si el Gobierno no logra que la tasa de inflación sea menor y la producción crezca en 2017, los resultados electorales no lo van a acompañar. En ese caso ¿cuál es la conveniencia que se mantenga ve una política económica que no produce buenos resultados y no tiene apoyo social?

 

Pero el éxito de la política económica también depende de que la inversión comience a moverse. Y por eso Alfonso Prat – Gay sostuvo en el mini-Davos que observa a los empresarios “mirando con demasiada cautela”. Le preocupa que se invierta poco y que eso complique a la economía y a consecuencia de ello el oficialismo pierda las elecciones, con lo cual se habrá justificado la cautela inversora. El mensaje para los empresarios es claro: no se queden esperando el resultado electoral de 2017, sino que influyan en él con sus decisiones.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *