Las dudas de Moody’s con la economía de Macri

Moody's: la recesión durará todo 2019

 

por Leandro Gabin

 

El mundo financiero no ahorra elogios con el plan económico de Mauricio Macri: arreglo con los holdouts, fin del cepo, liberalización financiera, baja de retenciones, etcétera. Pero algo siempre queda flotando para obtener la ovación final del mercado. En este caso, el déficit fiscal primario que el Gobierno decidió consolidar en un punto elevado para el año próximo.

 

Gabriel Torres, VP de Moody’s, señaló ayer que “si el año próximo para esta altura seguimos hablando de que el déficit se mantiene elevado será más preocupante”. La frase tiene que ver con el waiver que la calificadora de riesgo le otorgó a Macri: si bien critican que el rojo fiscal sea elevado, “entienden” las explicaciones oficiales y esperan que vaya reduciéndose en el mediano plazo.

 

El tema del déficit tiene que ver con algo que las agencias de rating miran muy de cerca: la deuda. Torres explicó que a más déficit, más deuda, ya el Gobierno tendrá que financiar ese bache fiscal emitiendo bonos. “El déficit fiscal de 5 puntos del PIB para el año que viene, al igual que este, se va a financiar con más deuda. Si esa lógica se mantiene, aumentará la deuda todos los años, lo cual no es bueno si bien Argentina tiene margen”, destacó el ejecutivo de Moody’s.

 

Curioso el diagnóstico cuando ayer por la mañana, y en el mismo seminario que organizó Moody’s, el secretario de Finanzas Luis Caputo dijo que “no es una preocupación la deuda”. Afirmó que si bien en el año (hasta agosto) el stock de deuda creció poco más de US$ 7.000 millones (pasando a moneda dura los pasivos en pesos y los de dólares), “con esta deuda y reabierto los mercados es más razonable lograr el equilibrio fiscal gradual”.

 

El funcionario del equipo económico destacó que la deuda será de 52,6 puntos del PIB al cierre de este año, pero que la deuda neta son 25 puntos del producto. En México, equivale al 55% y en Uruguay al 63%, fueron algunos ejemplos que brindó Caputo. Para Moody’s, la deuda subirá si el Gobierno no logra un crecimiento sostenido en el tiempo y, por ende, no baja el rojo fiscal. “El déficit puede ser 2% del PIB si la economía crece y se estabiliza”, vaticinó el VP de Moody’s. “Y eso puede ser porque venimos de cuatro años malos”, agregó.

 

Torres destacó que el riesgo para la economía es que el Gobierno no pueda sostener algunos de sus “logros”, como la mejora institucional y los cambios en el Indec, por ejemplo. Y en un paper que presentaron ayer durante la conferencia, se decía que “el desarrollo económico de Argentina y sus indicadores de deuda serían consistentes con una calificación más alta si no fuera por los riesgos crediticios que generan la política y sus políticas económicas”.

 

“La nueva administración al mando de la presidencia de Mauricio Macri, que entró en funciones el año pasado, ha implementado un cambio de política importante con respecto a la presidencia anterior de Cristina Kirchner. La administración ha hecho cambios considerables que afectarán a las instituciones del país en el sentido de respetar el estado de derecho y el reporte de información macroeconómica. Sin embargo, tomará tiempo para que se materialice el efecto total de las nuevas políticas y todavía existe un alto riesgo que un gobierno distinto revierta estos cambios de política”, consideró la calificadora.

 

Moody’s elevó la nota de la Argentina, que está en estos momentos en B3, durante abril luego del acuerdo con los holdouts. Torres indicó que en los próximos meses “evaluarán” la situación del país y muy probablemente aplicarán una mejor. No sería en la escala sino en la perspectiva, que actualmente es “estable”. En el mejor de los casos pasaría a “positiva” pero con la misma nota. O sea, a seis escalones del tan ansiado investment grade. Una utopía, por ahora.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *