La OPEP va camino a un acuerdo (en noviembre)

Los países petroleros avanzan hacia un posible congelamiento o recorte de su producción para estimular el precio del barril.

 

Las expectativas en torno a la posibilidad de que los países miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) alcancen un acuerdo para estabilizar el mercado petrolero siguieron creciendo ayer luego de que el ministro de Energía de Algeria, Noureddine Boutarfa, confirmara que Arabia Saudita está dispuesta a aceptar un congelamiento o incluso una reducción de su producción.

 

“Arabia Saudita está dispuesta a dar el máximo para que la reunión sea exitosa. Está lista para cualquier eventualidad: para un congelamiento o para una reducción de su producción”, aseguró Boutarfa en una entrevista a la agencia de noticias internacional Bloomberg.

 

Mucho cambió desde la última reunión de los países petroleros en Doha, en abril. A diferencia de lo que sucedió en aquel encuentro, que finalizó sin ningún acuerdo, en el que se celebrará este viernes en Algeria participará también Irán, que concentra 11% de la producción de los países que integran la OPEP.

 

En abril, el gobierno iraní había rechazado asistir dado que se oponía a cualquier medida que acotara la producción petrolera hasta tanto no recuperara la cuota del mercado global petrolero que perdió desde las restricciones que Estados Unidos impuso en su contra a partir de 2006. Sin embargo, en agosto finalmente Irán volvió prácticamente a sus niveles de producción previos, con 3,6 millones de barriles por día, y estaría dispuesto a un congelamiento de la producción una vez que alcance los 4 millones de barriles por día, lo que espera ocurra en diciembre.

 

Por otra parte, con el barril oscilando entre US$ 43 y US$ 48 desde hace meses, la situación económica en los países miembros de la OPEP, que en gran medida dependen de sus exportaciones petroleras, es cada vez más compleja. “Desde la última reunión en junio, la situación se ha deteriorado. Ahora es mucho más crítica, por eso es importante debatir qué medidas deberían ser tomadas en el corto o cortísimo plazos para encontrar una solución a una situación que no está beneficiando a ningún miembro de la OPEP”, manifestó en ese sentido el ministro algerino.

 

Asimismo, Boutarfa se mostró confiado en que “los países miembros podrán llegar a un acuerdo, o al menos establecer los parámetros de la decisión que pueda hacerse concreta en la próxima reunión”, que se llevará a cabo en noviembre, en Viena. Sucede que, mientras el encuentro de este viernes será informal, el que se desarrollará en Austria será formal.

 

Los resultados posibles de la reunión, no obstante, son varios. Uno es que se decida un congelamiento o una reducción de la producción actual. Otro, es que se opte por ese camino pero se exceptúe por un tiempo a algunos países, como Irán, el más reacio a una medida de ese estilo, o Irak, Libia y Nigeria, que en los últimos tiempos han tenido que bajar su nivel de producción por problemas políticos y gremiales. “Hoy lo más importante es estabilizar el mercado. Si lo hacemos, vamos a ver una reacción en precios”, concluyó Boutarfa.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *