La meta fiscal de 2017 no será fácil de alcanzar

Si no se cumple el target, “las externalidades negativas podrían ser importantes”, advierte un informe de la consultora Ecolatina.

 

Los economistas siguen haciendo cálculos y testeando la consistencia de las proyecciones del Presupuesto 2017. Ayer, Ecolatina difundió un informe en el que sostiene que “la meta fiscal de 2017 no será fácil de alcanzar”.

 

El mismo sugiere que “los ingresos del sector público planteados en el Presupuesto parecen demasiado optimistas” y “los gastos planteados parecen ser algo acotados”. Resultado: el rojo podría ser mayor.

 

Eso, arguyen los autores del informe, tendría sus costos. “De no poder conseguir en 2017 un déficit fiscal igual al de 2015, las externalidades negativas podrían ser importantes. En primer lugar, porque la tasa de interés a la cual el Gobierno logre cubrir el rojo fiscal aumentaría si las metas no se concretan. Pero además porque mientras mayor sea ese rojo, más financiamiento local necesitará, lo que le pone un techo más acotado a la inversión y a la baja de la inflación. Si el Gobierno busca que la economía comience un círculo virtuoso liderado por las inversiones, el sector público deberá contener su gasto en un año electoral”, advierten desde la consultora.

 

Ecolatina destaca “el fuerte deterioro fiscal con que cierra el 2016”. En rigor, el resultado primario devengado finalizaría con un déficit de 4,8% del PIB, cuando el año pasado el mismo representó 4,2% del PIB. “Este resultado pone en evidencia que las presiones sociales que surgieron a causa de la recesión condicionaron los esfuerzos del Gobierno por ajustar el resultado operativo del Sector Público Nacional, y como el set de políticas que en los últimos meses puso en marcha para apuntalar la economía deterioraron el resultado fiscal”, dice el informe. “Estas medidas no sólo impactaron sobre las cuentas de este año sino que además dejan un importante arrastre para el 2017, y esto es lo que se refleja justamente en el Presupuesto”, explica. Por ello, Prat- Gay debió relajar la meta. “Aunque la nueva cifra continúa representando una reducción del déficit respecto de este año, el recorte de 0,5% del PIB parece mucho más realista que la meta fijada inicialmente (-1,5 puntos porcentuales del PIB)”.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *