“La inflación va a estar arriba del 25% en 2017”

Entrevista a Aldo Pignanelli, Economista

 

El ex presidente del BCRA Aldo Pignanelli opinó acerca de las posibilidades de la entidad de cumplir con las metas de inflación, a las que consideró inviables. En diálogo con El Economista, y a pesar de los datos negativos que dio el PIB del primer semestre, consideró que la actividad comenzaría a repuntar.

 

¿Es cumplible la meta de inflación de 12-17% para el año que viene y de 5% para el 2019?

El Gobierno tenía una meta de inflación del 25% este año. Acumulada a agosto llevamos 32% y todo el año se estima que va a estar arriba del 40%. Es un desvío muy importante. Reducir la inflación de 40% a 17% como pretende el Gobierno no es posible entre otros motivos por el alto déficit fiscal. Si sumás el pago de intereses de la deuda y le sacamos la ayuda de la Anses y el BCRA, está cercano al 7% del PIB. Es muy difícil bajar la inflación así. El otro tema es que falta mejorar muchos precios relativos: está el tema de las tarifas, de los salarios, el atraso del tipo de cambio. Para mí va a estar arriba del 25% el año que viene. Esa es mi estimación, en base al déficit fiscal, la política monetaria, al alto nivel de endeudamiento que se tiene en Lebac, que le da menos margen de acción del control del avance monetario al BCRA y fundamentalmente porque el ajuste de los precios relativos va a hacer que este nivel de precios no pueda estar al rango que el Gobierno establece. Al decir precios relativos decimos tipo de cambio, salarios y tarifas.

 

¿Es sostenible la desaceleración actual que se viene observando?

El Gobierno sabe que el fenómeno del mes de agosto se debió a que se retrotrajeron las tarifas de gas a marzo. Eso significó un alto impacto en la reducción de la inflación, pero también en agosto tuviste una fuerte caída del nivel de actividad económica. Fundamentalmente el consumo, con caídas que fueron hasta el 8% o 10% en algunos sectores. Y también que no hubo ajuste de salarios en agosto. Ya en septiembre, si bien todavía falta la mitad de la corrección del gas, ya vamos a tener ajustes salariales y otros precios que se han ajustado como las prepagas, y lo alimentario también. Así que vamos a esperar a septiembre pero el último trimestre va a empezar a subir la inflación principalmente por las tarifas.

 

En la inflación núcleo también se viene percibiendo una caída, aunque más lenta.

La inflación núcleo de agosto fue 1,7%, menor que el mes anterior, pero eso no es sustentable. Se basa en el no ajuste de las paritarias y en que las tarifas no se ajustaron, que tiene un golpe indirecto, y también en un bajísimo nivel de consumo. Realmente las variables macro no dan para ser optimistas en este tema. Por otro lado, en el Presupuesto 2017 hay implícita una devaluación del 25% y en el sector privado se prevé un incremento mayor al 17% de los salarios así que si vos ves los números macroeconómicos del 2017 se nota claramente que también el Gobierno piensa que la inflación va a estar en el orden del 24%.

 

¿Hay alguna cuestión en la que sea tan optimista como el Gobierno?

Van a mejorar la obra pública y el campo. Se prevé que la campaña 2016-2017, con la siembra y la demanda de equipos que hay, por ejemplo en el tema tractores, que el año pasado se habían vendido 1.200 y se estima para esta campaña que se vendan 2.000, va a tener una mejora. Pero tampoco son los 4.000 que se llegaron a vender en el 2011. Estamos todavía muy lejos de alcanzar un nivel de actividad razonable. Sí vamos a tener esa mejora por la obra pública y el campo. Pero en el caso de la obra pública, si no se construyen viviendas, no es muy generadora de mano de obra. La construcción de una ruta o de una hidroeléctrica genera mano de obra, pero no es intensa sino que es más equipamiento. Y el campo, ya sabemos, con las nuevas tecnologías no es demandante de mano de obra directa. Calculo que los dos sectores van a mejorar en 100.000 empleos así que el año que viene casi que estaríamos recuperando lo que se perdió este año en empleo. Pero no está creando nuevos empleos la economía argentina. Y los sectores bajos y de clase media baja no van a sentir la mejora.

 

¿Por qué falla la inversión privada, que según el Indec cayó 4,9% en el segundo trimestre?

Lo que falta es la inversión privada de nuevos jugadores. Y esos no están viniendo porque un país con 7% del PIB de déficit, una inflación arriba del 40%, una caída del 10% en los salarios y una tasa de interés que es tres veces más que en cualquier otro país, es muy difícil tomar una decisión de inversión.

 

¿La industria está llegando a su piso en la caída y sería ese piso el comienzo de la reactivación?

Creo que sí. Espero que sea así y no caigamos más que lo que caímos. La estimación de 3,5% de crecimiento para el año que viene se puede lograr. Y creo que va a ser empujado por la obra pública y el campo. El resto, es decir, las exportaciones o el saldo comercial, sigue siendo muy negativo. Al no ingresar saldo comercial, es decir los dólares genuinos que necesitamos junto a la IED, lamentablemente está previsto un alto nivel de endeudamiento, en un volumen que ya preocupa. Y para el año que viene se espera lo mismo. Y en este país si no tenés inversiones y no tenés saldo comercial positivo es muy difícil crecer. Es todo endeudamiento y a la larga te va a jugar en contra.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *