La CERA volvió a pedir “una estrategia nacional exportadora”

 

Al presidente de la Cámara de Exportadores de la República Argentina (CERA), Enrique Mantilla, no le resultó difícil señalar el cambio favorable que se había producido en el país desde su discurso en el Día de la Exportación del año pasado. “Las nuevas reglas de juego nacieron antes de que estallara la crisis, y no después”, celebró ayer en el tradicional encuentro anual en el Hotel Plaza.

 

Tampoco ahorró críticas para las políticas de la Administración anterior y, entre ellas, incluyó a “la alianza estratégica integral” con China a la que calificó como “desequilibrada, aprobada con poco estudio y menos repaso”.

 

Pero el punto de partida presenta muchos desafíos, admitió Mantilla y mencionó a la crisis del Mercosur, la menor dinámica el comercio internacional y la perspectiva de un déficit comercial de US$ 10.000 millones en los próximos tres años.

 

La CERA impulsa, desde hace tiempo, “una estrategia nacional exportadora” que incluye varias iniciativas. Entre ellas, la ratificación del Acuerdo de Facilitación del Comercio de la OMC y de los Convenios de las Naciones Unidas, mejoras de los accesos a los puertos y el proyecto de Aduana de Ezeiza Clase Mundial. También propone la creación de un mecanismo para seguir la alianza con China, que es una preocupación para varios sectores industriales del país. Finalmente, Mantilla rescató la decisión de Argentina de retirarse del Grupo de Afinidad sobre Cambio Climático de países en desarrollo y destacó que hay espacio para crear instancias institucionales para analizar los vínculos entre cambio climático, comercio internacional sarrollo económico sustentable.

 

Luego de Mantilla, hablaron tres funcionarios. El secretario de Comercio, Miguel Braun; la secretaria de Relaciones Económicas Internacionales, María Cristina Boldorini y la secretaria de Mercados Agroindustriales, Marisa Bircher, que no aportaron nada relevante con sus discursos modestos y de ocasión.

 

¿Boom exportador?

 

Posteriormente, expuso Dante Sica (Abeceb), que cortó con tanta dulzura de los funcionarios y advirtió que no hay condiciones globales para un boom exportador más allá de las intenciones del Gobierno de ir a un modelo basado más en las inversiones y en las exportaciones y menos en el consumo. Sica recordó que el comercio internacional crece menos que el PIB global y que el proteccionismo se expande. Por otra parte, sostuvo que el país debe ganar competitividad sistémica porque los problemas con el tipo de cambio llegaron para quedarse, pero comparte la visión de que las exportaciones argentinas van a crecer y que también lo harán las importaciones porque por cada punto que suba el producto suben tres las compras al exterior.

 

Sica destacó que la mejor noticia vendrá el año que viene desde Brasil que crecería entre 1% y 2% mientras que China seguirá jugando un doble rol ya que es un importante destino para las exportaciones argentinas y, por otra parte, desplaza a las colocaciones de manufacturas de origen industrial en los países de la región, siendo especialmente evidente en el caso del hierro y el acero.

 

Te puede interesar

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *