Indicios de mejora en la actividad

 

Todavía no se puede asegurar a ciencia cierta que la actividad de la construcción haya iniciado un nuevo ciclo de crecimiento, y de hecho los indicadores laborales muestran la reatracción que el sector atraviesa hace más de un año. Sin embargo, el mes de agosto dejó algunos indicadores que alientan la esperanza.

 

De acuerdo al último relevamiento de la Asociación de Fabricantes de Cemento Portland (AFCP) en agosto, por primera vez luego de siete meses se registró una suba interanual en el consumo de cemento, con un alza del 6,8%. El mes pasado el consumo superó nuevamente la barrera del millón de toneladas. Estos datos son citados por el último informe de coyuntura del Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (IERIC), que recuerda que éste fue uno de los meses de agosto con mayores niveles de consumo de la historia “sólo superado por el año 2013”.

 

El informe de IERIC sostiene que en julio se dio un cambio de signo, que en parte se vio favorecido por el hecho de compararse con el único mes de 2015 que había arrojado una variación negativa (-1,6% interanual), debido a una secuencia de precipitaciones que se dieron en aquel entonces. En contraste, agosto de este año “arrojó una suba mensual inusualmente elevada del 23%, sólo superada en lo que va de la presente década por los registros de marzo de 2010 y 2012”, señala IERIC.

 

La película

 

Pese a ello, el desempeño interanual en los ocho primeros meses del año se mantiene en terreno negativo, y es además, el retroceso acumulado para ocho meses desde 2002 y triplica la de 2014. El dato de consumo de cemento es relevante por cuanto es visto como un termómetro de la actividad, en incluso analizar cuál es el segmento que más se mueve o el que tiene más dificultades.

 

En este sentido, hay que destacar que el cemento a granel (utilizado para obras de envergadura, edificios desde pozo y fundamentalmente obras públicas) acumula un retroceso del 23%, más del doble del 10% de caída que registra el cemento en bolsa (la modalidad más usadas en obras privadas y reformas). En el caso del cemento a granel hay que remontarse al año 2009 para encontrar indicadores semejantes al de los primeros ocho meses de este año.

 

A su vez, el Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (ISAC) destaca que en los primeros siete meses acumula una baja del 14,1%, y esto se dio en un contexto generalizado de retroceso de todos los insumos. Entre ellos el que más cae en los siete meses es asfalto (-36,5), obviamente ligado a obras viales. Otros rubros con caídas importantes fueron hierro redondo para hormigón (-19,5%), cemento portland (-15,2%), ladrillos huevos (-9,5%) y placas de yeso (-8,3%). Pinturas para construcción y pisos/revestimientos tuvieron caídas menores, en torno a 6,5% y sólo exhibió números positivos el rubro sanitarios (3,3%).

 

En este contexto, no extrañó ver que mes a mes se reduce el número de empresas constructoras en actividad, pese a lo cual la tasa de contracción de las firmas activas parece estar en descenso. Mientras en julio fue 1,8% menor al mismo mes del año anterior, el agosto la reducción fue de 1,5%.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *