“Hay que trabajar con cada sector su propia agenda”

Entrevista a Oscar Gentili, Presidente de la Confederación General Económica.

 

Renovado entusiasmo pero con cautela sobre la marcha de la economía, parecería ser el clima que prevalece entre los pequeños y medianos empresarios del país por estos días. Desde la Confederación General Económica, su presidente Oscar Gentili, asegura que si bien las condiciones macroeconómicas han cambiado y beneficiado por ejemplo al sector agroindustrial, todavía hay actividades complicadas, para las que es necesario tener un agenda específica. En diálogo con El Economista, valora el impacto positivo de la ley Pyme pero dice que recién se verán las mejoras marzo de 2017.

 

Según el Gobierno algunas varibles económicas se estarían acomodando, la inflación parece que baja, el desempleo dejaría de caer ¿cree que se llegó a un piso y ahora viene la recuperación?

Vamos por partes, las pymes son las que más empleo retuvieron, son mano de obra intensiva y retienen a su personal lo más que pueden. Por otra parte, creemos que la ley Pyme contribuirá mucho en esto de comenzar a remontar la cuesta, lo mismo que la ley de blanqueo, en el sentido de que la parte de la moratoria va a ser una ayuda muy importante para ponerse al día de las deudas fiscales, impositivas que las pymes tienen. Al ir solucionando esto, las pymes vuelven a tener acceso al crédito en el sistema financiero. Tener deudas con el Fisco era una traba para poder financiarse, pagar a plazo la materia prima, para financiar a un cliente.

 

La ley Pyme es un marco pero en lo concreto ¿las empresas pymes están utilizando estas líneas de crédito productivo al 22%?

Algunas versiones indican que la demanda es baja. Estoy hablando específicamente de la moratoria fiscal, que le permite a las pymes poner al día las deudas impositivas hasta en 60 o 90 meses. Desde hace un año muchas pymes vienen con muchos problemas financieros. Según un testeo que estamos haciendo, la moratoria viene teniendo un resultado muy importante, hay mucha adhesión de pymes en esta moratoria y esto significa que al estar al día impositivamente, vuelven a ser sujeto de crédito y eso ayuda a que la situación tienda a revertirse.

 

¿Cómo está el nivel de actividad según los datos de la CGE?

Hay que empezar a particularizar los sectores. El efecto del cambio en la valuación del dólar, la unificación cambiaria, la quita de retenciones ha hecho que las industrias del rubro agroindustrial en Córdoba –vengo de Tancacha, un pequeño pueblo de esa provincia– y en todo el país tengan una mejora importante a nivel de actividad. Venían de fuertes caídas los últimos dos años y este año ya han tenido una mejora de más del 30% en la actividad.

Pero tenemos sectores que todavía no han podido recuperarse y están complicados como el autopartista porque influye el mercado interno en la venta de autos pero sobre todo la exportación a Brasil, que ha caído más del 35% con 300.000 autos menos. Ese sector está complicado y hay también ejemplos de cómo en el mismo sector metalúrgico hay rubros que están mejorando y otros que todavía están complicados.

 

¿Cómo habría que atacar este tema, con una agenda sectorial?

Estoy convencido que tiene que ser una combinación entre las cámaras empresarias, las asociaciones gremiales como la CGE e ir trabajando por los distintos sectores su problemática particular. Creo que las normas generales están dadas, ahora hay que empezar a trabajar con cada sector en particular. Hay que ver con algunos sectores el tema de la importación como en el comercio, porque no son importaciones de bienes de capital o para producir bienes, sino que son de consumo masivo y golpean sobre las ventas en el mercado interno.

 

¿Cómo está la situación en las provincias, en el interior profundo de la Argentina?

Les está costando arrancar a algunas regiones que no son agrícolo- industriales. Si hablamos de economías regionales y vemos la situación particular de Río Negro con la fruta es muy distinta a la situación de la agroindustria o los cultivos oleaginosos en Córdoba.

 

¿Cómo ve el tema de la inflación, los preocupa?

El ministro de Hacienda dijo que ya no es un problema. La inflación impacta más directamente en el bolsillo del trabajador y en las pymes, porque una pyme siempre se financia más caro que una gran empresa. La inflación hace que las tasas de interés para las pymes sean extremadamente onerosas. El Banco Nación tiene líneas de crédito al 15%, que parece una buena tasa si la comparamos con tasas del 36, del 38 del 44% que venían pagando las pymes. En sentido, tenemos que decir que es una excelente tasa, que va en línea con la nueva ley pyme.

 

O sea que es una tendencia pero todavía no se ven del todo claros los resultados.

Exactamente, creo que hay que tener un poco más de paciencia e ir trabajando sectorialmente, para que esto que empieza a ser una tendencia se convierta realmente en una recuperación.

 

¿Cómo está la inversión en las pymes, porque más allá de las tasas, si no hay demanda, nadie va a sacar un crédito para invertir?

No había ni hay un buen nivel de ventas pero sí hay una perspectiva muy positiva hacia el 2017. En las regiones donde la agroindustria es muy fuerte, se prevé que a partir de marzo del año que viene la mejora se empiece a sentir de manera muy directa. En otros sectores quizá vaya más lento pero sí va a haber una recuperación. En el sector comercial está un poco más complicado, porque la gente se cuida, deja de gastar, mira bien cómo está su sistema crediticio y también la incertidumbre del empleo hacia futuro, que es algo que debemos trabajar muy rápido para que empiece a ver que su puesto de trabajo no corre riesgo y se anime a volver a consumir un poco más.

 

O sea que todavía tenemos seis meses por delante para que se empiecen a ver cambios notorios.

Todavía falta para que comencemos a tener una mejora en distintos sectores. El sector textil está complicado y se están analizando y haciendo trabajos con el Gobierno para ver cómo impactan las importaciones y de qué tipo de producto hay que seguir o corregir.

 

¿El tipo de cambio tiene un nivel razonable o debería estar algo más arriba?

Si usted le pregunta al sector exportador y a los industriales, da la sensación que está un poco retrasado, ante la inflación que ha venido habiendo en estos meses. Pero también hay que ver cómo juega este tipo de cambio con el ingreso de divisas vía blanqueo y la demanda interna de dólares. Si usted le pregunta a los industriales, consideran que estaría tal vez entre 8% y 10% retrasado, pero hoy hay un mercado que está regulando, no está supercontrolado.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *