Granos en baja, títulos débiles y dólar cada vez más firme

Con el mundo atento a las malas noticias de los bancos, la última semana de septiembre abrió con mal clima para los mercados. A nivel local se registró una nueva baja en el precio de los granos, los bonos y las acciones mostraron debilidad mientras que el dólar sigue en alza.

 

por Luis Varela

 

A apenas cuatro días del primer vencimiento para entrar en el blanqueo de capitales (este viernes vence el plazo para suscribir el bono a tres años con cero cupón, Bonar 2019), el mercado argentino volvió a entregar un resultado que le sigue quitando la sonrisa a los inversores.

 

Revisando todo el espinel y yendo de mayor a menor, ayer se concretó la apertura de la última semana de septiembre con una nueva baja para la cotización de los granos, una nueva suba en el precio del dólar (a pesar de que el billete verde está flojo a nivel internacional) y otro descenso para las acciones y los bonos argentinos.

 

El clima bajista de los mercados no se ve únicamente en la plaza local. Ayer hubo afuera dos o tres factores que generaron caras largas y decisiones de venta, lo cual se suma a las voces de los especialistas que advierten, repetidamente, que en el último trimestre de este año se viene una depuración general de precios en los principales mercados.

 

Mientras los inversores de todas partes se aprestaban a seguir en detalle el primer debate entre Hillary Clinton y Donald Trump, lo que más conmocionó a los tenedores de capitales fue la decisión de Angela Merkel de soltarle la mano al Deutsche Bank. Las acciones del banco alemán se desplomaron casi 8% a un mínimo histórico.

 

La caída del Deutsche, algo que se viene esperando desde hace tres temporadas, acentuó las malas noticias bancarias en todas partes. Para dar una señal en contrario, Bank of América salió a anunciar ayer que descabezará la cúpula de funcionarios de varias regiones, achicando sus niveles de gastos de manera contundente. El hecho es que, por dudas sobre estos bancos, sobre entidades italianas, y de otros lugares, ayer la Bolsa de Frankfurt se desplomó 2,2%, las acciones chinas cayeron al menor nivel de siete semanas, Wall Street retrocedió casi 1% y todas las Bolsas de Europa y Asia, sin excepción, estuvieron en rojo pleno, con bajas promedio de algo mas del 1%.

 

Las Bolsas latinoamericanas siguieron esa línea, con bajas del 1,1% tanto en México como en San Pablo, mientas que la Bolsa de Buenos Aires también declinó, pero menos: el índice Merval de papeles líderes achicó 0,5%, con pocos negocios. En el recinto porteño hubo ganadoras y perdedoras, con suba del 3 al 5% para Autopista del Sol, Hipotecario, Grimoldi, Costanera, Transener, Mirgor y Siderar, y bajas del 2 al 3,5% para Santander Río, Agrometal, Rosenbusch, Morixe, Pampa, Ledesma y Petrobras Brasil. En Nueva York los ADR argentinos estuvieron a la baja: retrocedieron entre 1 al 3,5% Globant, Pampa, Edenor, Galicia, Telecom, Frances, Ternium, YPF y bunge. Sólo se salvaron Macro, Nortel e Irsa Prop con subas del 1 al 2%.

 

Este clima bajista de las acciones también reinó en el mercado de bonos. Sin noticias nuevas sobre blanqueadores, el Gobierno difundió acercamiento con EE.UU. para intercambiar datos, y siguió advirtiendo que esta exteriorización es la última (como siempre se hace). Pero los bonos volvieron a flaquear algo, con analistas como Germán Fermo advirtiendo que se viene una baja importante. Ayer los bonos perdieron 0,3% promedio, con subas del 1 al 2% para los bonos I23N6, DICYC, PMO18, LTDO6, TVPE, BNS20, ERD16 y DIA0, y bajas del 0,5 al 0,8% para los bonos DICAC, AY17 y PBM24.

 

Todo este movimiento de títulos se está dando con un dólar global débil: volvió a achicar contra el yen y está débil en Europa. Pero en Buenos Aires, debido al menor precio de los granos y a la falta de confianza de los inversores por la marcha del blanqueo y por un rojo fiscal que sigue sin encontrar ninguna solución.

 

En base a eso, el dólar inició ayer su octava semana con cotización en aumento. El billete subió nada menos que ocho centavos, con el oficial cerrando a $ 15,47 y el blue a $ 15,80, los valores más altos desde fines de febrero. Y eso no es todo: la relación entre el peso y otras monedas se está deteriorando aún más. Ayer el euro pegó un salto de 16 centavos, con el euro oficial alcanzando los $ 17,15.

 

La debilidad global del dólar más otros elementos en danza, como el inicio de la cosecha norteamericana y la reunión de los países de la OPEP en Argelia terminaron moviendo el precio de las commodities. El petróleo volvió a subir, hasta US$ 45,60, el oro y la plata terminaron entre quietos o con leves bajas, los metales básicos están retrocediendo, pero los más castigados son los granos. Se registró una nueva baja para la soja en Chicago, con descenso más importantes en maíz y trigo, pero bajas aún más contundentes en Rosario.

 

Con todo esto, en lo que va del mes el girasol pierde en el mercado rosarino nada menos que el 9%, el sorgo cae 7%, el trigo achica 5%, el maíz retrocede 3% y la soja desciende 2%, pero con un agregado muy complicado: China acaba de publicar oficialmente que en los primeros ocho meses de este año importó desde Brasil 13,9% más soja que en igual lapso del año pasado, al tiempo que Argentina le envió 16,9% menos. Esa decisión obedeció a que como el cereal mantiene retención alta, los productores se dedican a los granos que pagan menos impuestos y el Estado pierde recuadación.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *