Gobierno planea un canje para aliviar vencimientos de 2017

por Leandro Gabin

No es algo que anunciarán ahora. Tampoco los desvela. Pero en el Ministerio de Hacienda y Finanzas Públicas saben que el año próximo habrá que hacer “manejo de pasivos” con algunos de los abundantes vencimientos de deuda que caen.

 

Según Econométrica, el Tesoro tendrá que hacer frente a US$ 15.000 millones en vencimientos de capital e intereses de la deuda y, de ellos, la gran mayoría (US$ 12.000 millones) corresponde a inversores privados. El mayor vencimiento se concentra en dos títulos públicos: el Global 2017, que emitió Amado Boudou en la reapertura del canje del 2010, y el Bonar 17. Entre estos dos bonos hay que pagar US$ 7.000 millones de capital y US$ 1.500 millones de intereses. Como ambos son bullets, o sea todo el capital recae al final, la cuenta para el año próximo será importante.

 

Cuadro Lavin

Para la Secretaría de Finanzas a cargo de Luis Caputo la situación lejos está de ser compleja. El Gobierno sigue recibiendo a banqueros e inversores que llegan a los despachos de los funcionarios para “seducirlos” con alguna emisión de deuda. Todavía hay mucho atractivo por Argentina. A pesar de que los spreads de los emergentes están muy cerca de los mínimos, las tasas bajas en el mundo desarrollado hacen que sea negocio comprar bonos de la región. “Claramente, el panorama te lleva a pensar que parte de los vencimientos de deuda del año que viene se pueden refinanciar”, afirmó una alta fuente del equipo económico.

 

“Habrá que ver si conviene adelantarse y hacer un canje antes o ver más llegado el momento, pero el atractivo por comprar deuda de la Argentina va a seguir”, resumía el funcionario. De hecho, en el equipo económico se piensa que, llegado el caso, el canje de esos bonos puede ser incluso sin pagar un “premio”. Fuentes del mercado financiero y del Gobierno dicen que un hipotético canje de los Global y los Bonar podría hacerse a precio de mercado sin adicionar ningún incentivo.

 

“A veces no es necesario ofrecerle algo más al mercado cuando el mercado lo que quiere en sus portafolios son bonos de Argentina”, considera la fuente de Hacienda.

 

El panorama financiero que imagina el equipo de Alfonso Prat-Gay para el año próximo es positivo. Independientemente del resultado del blanqueo, que tendrá un impacto en las necesidades de financiamiento, creen que el mundo seguirá ayudando a los emergentes. “Se piensa que la Fed puede empezar a subir las tasas. Es una opción, pero hace muchos años que se viene especulando con eso y por una razón o la otra no sucede. Habrá que ver”, dice la fuente.

 

Incluso en el caso de que haya un repunte de tasas a nivel internacional, lo será en una magnitud que no afectaría a los emergentes. “Nadie ve, a lo sumo que aparezca un evento importante, que suban mucho las tasas. Podrían llegar a ser retoques mínimos”, esperan en Hacienda. Circuló recientemente un paper de JPMorgan donde mostraba un gráfico elocuente: los spreads de la región emergente (incluida Argentina) están a 100 o 150 puntos básicos de mínimos en 16 años. Esto demostraría que el margen que tiene el Gobierno para bajar las tasas no es holgado.

 

Así y todo, en lo financiero, para el equipo económico no habrá sobresaltos el año próximo. El timing de cuándo lanzar un canje correrá por cuenta de Caputo y su equipo de Finanzas, pero el panorama luce sin nubarrones. Además, nadie (ni el más entusiasta) se imagina a Mauricio Macri pagando US$ 7.000 millones de una vez en un año electoral con rédito cero a una movida como esa.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *