En el debate, Hillary logró sus objetivos, Trump no

Los mercados recibieron con entusiasmo la consolidación de la candidata demócrata. Se endurecerá la campaña.

 

¿Quién ganó? Esa es la pregunta que suele hacerse luego de los debates entre candidatos. Para Wall Street, no hay dudas de que ganó Hillary Clinton y lo festejó con una suba en las cotizaciones. Pero también Trump cree que ganó Hillary. Es lo que se desprende de sus declaraciones de ayer cuestionando por parcial al coordinador del debate y quejándose del micrófono. Nadie que piensa que ganó habla de esos temas. Pero más allá de referirse al resultado del debate en términos casi deportivos, lo importante es determinar cuál de los candidatos logró sus objetivos políticos. Y la ventaja en ese terreno fue para Hillary que logró consolidar su liderazgo en las encuestas y es probable que haya conseguido que segmentos del electorado que no simpatizan con ella –por ejemplo, los jóvenes– y que no pensaban ir a votar, ahora lo hagan para impedir que gane Trump. El candidato republicano no logró sus objetivos porque seguramente las próximas encuestas lo muestren aún más lejos de las mujeres y las minorías a las que debía conquistar en el debate del lunes. Pero Hillary lo atacó con eficacia en temas sensibles para esos sectores y le impidió desarrollar una estrategia de seducción a segmentos del electorado entre los que tiene que lograr más apoyo si pretende ganar.

 

Dos versiones

 

Trump arrancó bien el debate porque se habló de acuerdos comerciales y dejó en claro sus cuestionamientos a los tratados con otros países que muchos estadounidenses creen que son los responsables de haber destruido empleos y ese es un tema que impacta mucho en estados industriales –como Ohio– que son decisivos en las elecciones. Hillary ha tenido algunas contradicciones al respecto que su rival supo capitalizar. Pero luego Trump perdió consistencia cuando se debatieron temas sociales y de política exterior. Trump procuró instalar la idea de que el país necesitaba un cambio, lo cual es compartido por muchos sectores, pero no logró presentarse como el mejor candidato para liderarlo. De todas maneras, a lo largo de todo el debate Hillary y Trump mostraron visiones muy antagónicas sobre la situación del país.

 

En los próximos días, es probable que se conozcan encuestas que muestren a Hillary ampliando su ventaja, que era mínima al momento del debate. También se consolidará su posición en materia de electores porque probablemente se hayan volcado a su favor algunos estados en los cuales la intención de voto era muy pareja. Si esto se confirma, es probable que se asista a una campaña más agresiva durante las cinco semanas que faltan para las elecciones. Trump probablemente abandone el estilo más cauto que tuvo al comienzo del debate del lunes y ataque a su rival con cuestiones más personales como le aconsejan algunos de sus asesores. Si eso le dará frutos, no se sabe, pero lo que es seguro es que le bajará la calidad al proceso electoral.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *