El PIB y la ONU: las últimas ayudas de Obama a Hillary

Trump acortó distancias pero está muy lejos de poder lograr los 270 electores necesarios para ganar la elección

 

Sólo ocho días antes de las elecciones –el 28 de octubre– el Departamento de Comercio de Estados Unidos dará a conocer el dato sobre el PIB del tercer trimestre del año y todas las estimaciones coinciden en que el crecimiento fue cercano al 3%. Si este porcentaje se confirma, será la suba más pronunciada de los últimos dos años y no cabe duda que le dará un envión a la candidatura de Hillary Clinton, que en buena medida se presenta como la heredera de Barack Obama. Si bien los ciudadanos no definen su voto a partir de la lectura de los indicadores, un buen comportamiento del PIB desautoriza la descripción sombría que hace Donald Trump sobre el estado de la economía estadounidense. También ayer, Obama pronunció su último discurso como presidente ante la Asamblea de las Naciones Unidas. Y se dedicó a atacar el populismo que a su juicio proviene más desde la derecha que desde la izquierda del espectro político, a las posiciones antiglobalización, xenófobas y contrarias a la inmigración. Sostuvo además, que son expresiones riesgosas que no pueden minimizarse. Cualquier coincidencia con la realidad no es casualidad y a Obama sólo le faltó nombrar a Trump como expresión de las ideas que constituyen un peligro para el mundo. Está claro que una de las ventajas con las que cuenta Hillary en esta campaña es que tiene el respaldo de dos figuras con mucho peso en electorado: su marido Bill y el actual presidente.

 

  • Por otra parte, la reunión de la Reserva Federal que concluye hoy, y que según todos los indicios mantendrá la tasa de interés en su actual nivel, no estuvo exenta de lecturas políticas. Según Trump, Janet Yellen hace lo que Obama le pide y que por lo tanto no sube la tasa de interés pese a que debería hacerlo. Muchos economistas ortodoxos entienden que se están montando presiones inflacionarias que llevarán a un ajuste de tasas más brusco que afectará el nivel de actividad. Pero para entonces ya habrán pasado las elecciones. Por ese motivo creen que la posición de Yellen no es técnica sino que está fundada en intereses políticos. Como es cada vez más probable que en su reunión de diciembre la Fed suba las tasas, el debate sobre su actuación durante el año electoral continuará. De todas maneras, hay también muchos argumentos sólidos para sostener que es prematuro subir las tasas porque pese a que está bajando la tasa de desempleo, aún no se perciben presiones inflacionarias.

 

  • Mientras tanto la campaña electoral sigue su curso y no ha habido grandes variaciones en las encuestas en los últimos días. Los estrategas demócratas sostienen que no es lo mismo reducir diferencias –que es lo que ha hecho Trump– que pasar al primer lugar –que sigue ocupando Hillary–. Hasta ahora no se ha conocido una sola encuesta que le otorgue a Trump los 270 electores que son necesarios para ganar. La elección sigue siendo favorable para Hillary aunque su ventaja se haya acortado.

 

  • En ocasión de su participación en la Clinton Global Initiative, Mauricio Macri dejó en claro su preferencia por Hillary. Previamente el primer ministro italiano Matteo Renzi se había manifestado en el mismo sentido. En muchos países se mira con preocupación un eventual triunfo de Trump. En México, cada vez que el republicano sube en las encuestas, el peso se desploma y algo similar está empezando a ocurrir con el dólar canadiense. Un triunfo de Trump, dadas sus ideas proteccionistas, sería un golpe adicional al alicaído comercio mundial y generaría incertidumbre global lo cual llevaría a una suba del dólar y a una consecuente caída del precio de las materias primas. Algo así como una tormenta perfecta para las economías emergentes. Por eso se escucharán cada vez apoyos de líderes extranjeros a Hillary aun cuando eso este reñido con las prácticas diplomáticas.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *