“El FMI es como el violín: toca la marcha nupcial o la fúnebre”

CAME dio la visión de las Pymes.

 

“El FMI es un instrumento como el violín. Se puede tocar la marcha nupcial o la marcha fúnebre. Frondizi arregló con el FMI y consiguió créditos internacionales más baratos”, dijo ayer Osvaldo Cornide, titular de CAME, tras recibir al staff técnico del organismo que lidera Roberto Cardarelli. En la reunión, que se realizó en la sede de la entidad, el dirigente empresario respondió las preguntas de los emisarios del organismo internacional que se centraron, lógicamente, en la situación de las Pymes locales.

 

Sobre la situación de la economía en general, CAME dijo que “el pronóstico del equipo económico podría pecar de optimismo porque subestima elementos como la puja distributiva” y, por ende, la inflación podría ser más elevada que la proyectada (17%). “El exceso de optimismo se traduce en una consecuente sobreestimación de la recomposición del salario y su impacto positivo en el consumo privado, llave para la demanda agregada interna. Un viejo chiste reza que los economistas son buenos para pronosticar lo que va a pasar, pero malos para acertar cuándo: el 2017 será una buena experiencia de laboratorio”, dijeron desde la central empresaria.

 

¿Cómo están las Pymes hoy? El diagnóstico estuvo muy lejos de ser positivo. “Hoy enfrentan una tormenta perfecta de costos al alza, márgenes en caída, contracción de la demanda, financiamiento escaso, presión tributaria elevada y un marco regulatorio laboral adverso”, advirtieron desde CAME.

 

¿El tipo de cambio es competitivo? “La inflación posterior a la devaluación erosionó los posibles beneficios en términos de competitividad”, dijeron. “Ahora bien, el tipo de cambio real es una variable relevante desde el punto de vista de la competitividad y la cuenta corriente de la balanza de pagos, pero de tercer o cuarto orden en términos generales de competitividad”, agregaron.

 

Un tema infaltable, y sobre el que CAME viene insistiendo, es el de las tarifas. “El ajuste de las tarifas era un tema de agenda relativamente impostergable”, reconocieron en CAME. Sin embargo, “la intensidad y velocidad del ajuste implicó la desatención de problemas importantes, tanto desde el punto de vista de los consumidores como de los productores de bienes y servicios pequeños y medianos empresarios”.

 

¿Qué medidas hacen falta para mejorar la competitividad? “El marco jurídico y regulatorio constituye un elemento de importancia en tanto y en cuanto contribuye a la previsibilidad que todo proyecto de inversión de mediano y largo plazo requiere, pero no es lo único importante”, argumentaron en CAME. “Un crecimiento sostenido de la actividad económica, sin subas o caídas abruptas, también resulta de primera importancia”, agregaron.

 

Asimismo, en CAME hicieron hincapié en la necesidad de profundizar el sistema financiero y mejorar el acceso al crédito. “Argentina presente índices de financiamiento al sector privado muy bajos en términos regionales”, dijeron y bregaron por una reforma en la estructura tributaria. “La presión tributaria se ha incrementado vertiginosamente y recae excesivamente sobre ciertos impuestos y agentes institucionales. Las pymes son un claro ejemplo, que en algunos casos soportan una presión tributaria cercana al 50% de su facturación”, concluyeron.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *