El Deutsche Bank, en su mínima cotización histórica

Los títulos del gigante banco alemán se derrumbaron luego que Merkel se negara a ayudarlo a pagar una millonaria multa en EE.UU.

 

Las acciones del Deutsche Bank, el mayor banco alemán, se desplomaron más del 6% y cayeron hasta su menor valor histórico, US$ 11,97, luego que el gobierno alemán asegurara que no pensaba ayudarlo a pagar una millonaria multa en Estados Unidos.

 

En septiembre, la Justicia de Estados Unidos le reclamó al banco, que ya venía arrastrando varios escándalos, una multa récord de US$ 14.000 millones por un caso relacionado con la crisis subprime de 2008. La acusación fue por haber creado productos financieros a partir de créditos hipotecarios insolventes, una maniobra que contribuyó a la crisis financiera de 2007 y 2008 y de la que participaron también muchos bancos.

 

Mientras el banco negocia aún una posible rebaja de la pena, hoy se conoció que, según un artículo del semanario Focus, la canciller alemana, Angela Merkel, habría descartado cualquier tipo de ayuda a la entidad antes de las elecciones legislativas de 2017. “No hay ningún motivo para tal especulación y el gobierno no entra en este tipo de especulaciones”, dijo en ese sentido el portavoz del Ejecutivo germano, Steffen Seibert.

 

Esta noticia no sólo hizo caer a las acciones del gigante alemán, que bajaron 7,54%, sino que también arrastró a la baja al índice Dax, que cerró con pérdidas del 2,19% y terminó en 10.393,71 puntos. Además, por “el efecto Deutsche” hubo pérdidas en los mercados europeos de Fráncfort (2,26%), París (1,80%), Milán (1,58%) y Londres (1,29%).

 

Anteriormente, la revista “Focus” había señalado que la Merkel le había mostrado a John Cryan, presidente del Deustche Bank, su disposición a ayudar al banco, pero la propia entidad señaló que “Cryan no le pidió en ningún momento que el gobierno intervenga en el proceso”. Además, el director de comunicación del Deutsche, Jörg Eigendorf, indicó que este asunto no se encuentra “en la agenda” de la entidad y que la empresa “está decidida a afrontar los desafíos por sí misma”.

 

El banco alemán espera llegar a un acuerdo con las autoridades estadounidenses por una cantidad “sustancialmente menor”, similar a la que tuvieron que pagar otras entidades. Este fue el caso del Goldman Sachs, al que la Justicia le reclamó inicialmente US$ 15.000 millones pero tras las negociaciones terminó pagando US$ 5.000 millones.

 

Por otra parte, en el mercado aún hay dudas sobre si los 5.500 millones de euros que puso en reserva para afrontar la deuda serán suficientes. Y esto, a su vez, dispara el temor de que la entidad lance una ampliación de su capital bursátil y eso haga perder valor a sus acciones, que ya se desvalorizaron a la mitad durante el año.

 

Desde el ejercicio fiscal 2014, y hasta el 30 de junio pasado, la entidad alemana acumuló 7.097 millones de euros en gastos derivados de litigios, según sus resultados trimestrales. Y además del problema en Estados Unidos, afronta otras investigaciones por manipulación de divisas y fuga de capitales de Rusia.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *