“El crecimiento no redundaría en mejoras sociales”

Según el diputado Marco Lavagna (FR), el crecimiento de 2017 estará motorizado por sectores que demandan poco empleo.

 

Según Marco Lavagna, uno de los principales referentes económicos del Frente Renovador (FR), el Presupuesto que presentó el Gobierno es creíble. “Más allá de ciertas discrepancias (magnitud del salto exportador, velocidad de desinflación, etcétera) consideramos que el escenario macro es alcanzable, por lo que la trayectoria estimada de la recaudación tributaria (+26%) parece ajustarse a lo que estima el consenso. Y dado el déficit inicial (4,8% del PIB en 2016), el impacto de las políticas implementadas en 2016 y esta trayectoria de recursos, resulta claro que el déficit a cubrir no debería alejarse mucho de la meta estipulada (4,2% del PIB)”, sostiene Lavagna en una columna de opinión publicada ayer en Télam.

 

Sin embargo, advierte Lavagna, “nuestra primera preocupación es que el repunte de actividad esperado (+3,5%) estará motorizado por sectores concentrados y de baja intensidad en trabajo, por lo que el crecimiento esperado no redundaría en mejoras sociales”.

 

Según el diputado, “el eje de nuestras propuestas pasará porque las políticas tributaria y fiscal apunten especialmente al sector productivo (generador de empleo) y a la protección de los ingresos de los más vulnerables.

 

Asimismo, y si bien saludamos el impulso a la inversión que el Gobierno persigue (y se refleja en el crecimiento esperado de 14,4%), consideramos que no debe descuidarse el consumo interno (80% del PIB). En este sentido es que es inseparable la discusión del Presupuesto de la del Impuesto a las Ganancias”. Asimismo, Lavagna prende algunas alarmas sobre el curso macroeconómico del país. “Mirando más allá de 2017, encendemos luces amarillas en materia de la sustentabilidad en el tiempo del esquema macroeconómico planteado: tenemos por delante al menos tres años de (leve) apreciación cambiaria (y creciente déficit comercial) sostenida en los flujos financieros externos, dada la trayectoria esperada de déficit fiscal financiado intensivamente con endeudamiento”, dice Lavagna.

 

“Esto no quiere decir que nos dirijamos necesariamente hacia una nueva crisis, pero sí que la dirección del péndulo señala en una dirección determinada, y la ‘tentación’ de caer en esquemas redituables de corto plazo aparece en el horizonte. En este sentido, el actual ciclo de discusión que se abre debe aprovecharse para que se tomen todos los recaudos posibles para evitar los abusos de los instrumentos de los que solemos ‘enamorarnos’ sin saber corregir el rumbo a tiempo”, concluye Lavagna.

 

Asimismo, el diputado pide revisar “los distintos vericuetos por los cuales hoy el Poder Ejecutivo puede desnaturalizar lo que se vota en el Congreso” (esa discusión, dice, va más allá de los superpoderes). “Estamos discutiendo volver a tener una ley de leyes que sea indicativa del rumbo que los argentinos (y no sólo el Poder Ejecutivo) vamos a transitar”, señala Lavagna.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *