El BCRA mantuvo la cautela y bajó la tasa de las Lebac a 27,25%

La baja de 50 puntos básicos de las Lebac se da ante una desinflación persistente pero sucia.

 

por Mariano Cúparo Ortiz

 

El BCRA mantuvo la costumbre de bajar la tasa de interés de política monetaria, con cautela, en 50 puntos básicos, lo que dejó a las Lebac a 35 días en 27,25%. El debate sobre esta actitud es de los más intensos de la actualidad económica: algunos consideran que “sobra tasa” y lo remarcan martes tras martes. Otros, en cambio, reclaman la necesidad de operar con cautela ante una inflación que podría volver a subir en octubre y noviembre (cuando, finalmente, llegue el tarifazo) y unas expectativas aún no tan claras.

 

Cautela

 

El comunicado del BCRA se basó en la desinflación que se observó en los IPC de agosto de Córdoba, CABA y GBA para justificar la baja de tasas, pero matizó: “Los resultados del mes de agosto deben ser tomados con especial cautela. En primer lugar, por la reversión de los cambios en las tarifas de gas, que redujo los precios regulados. Adicionalmente, la baja de precios estacionales ayudó a moderar el índice general”.

 

Discusión

 

“Con una inflación core de 1,7% (22,4% anualizada), quedó más que claro que al BCRA le sobró tasa: dio 7,8% real”, dijo ayer el economista jefe de Analytica, Martín Polo, tras la publicación del comunicado del BCRA.

 

No fue el único. El economista del Estudio Bein, Federico Furiase, expresó: “Con una tasa de 27,25%, la tasa real esperada baja de 7,8% a 7,5%, con margen para ir a tasa real de 4% o 5%”. Esas opiniones se repiten en el vecindario económico de Twitter.

 

De la mano de una inflación observada que viene desacelerando en todos los indicadores oficiales (Córdoba, CABA y GBA), aunque con cierta suciedad y distancia entre la núcleo y la general, y de unas expectativas del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del BCRA que prevén una inflación de 1,3% en septiembre, la premisa es que existe mucho margen para que el BCRA baje la tasa y aun así la mantenga positiva en términos reales. Lo que está en juego es la posibilidad de comenzar a dinamizar el crédito y la inversión.

 

Algunos analistas no coinciden con que haya tanto margen para la baja. Un informe que circula en la city y cuyo autor, cercano al Ministerio de Hacienda y Finanzas, exige un estricto off the record, centra su posición a favor de la cautela del BCRA en lo que sucede con las expectativas. “Si bien el REM es una herramienta de gran utilidad, el muestreo no es necesariamente representativo de las expectativas de la población general. Entonces, si las expectativas generales de inflación son superiores a las reportadas por el REM, entonces la tasa real esperada no es tan alta”, dice.

 

Y explica: “Pequeñas discrepancias entre la inflación esperada y la realizada pueden terminar generando grandes cambios en la tasa real anual y si la tasa de referencia es muy baja un salto en la inflación puede dejar una tasa real negativa. Dado este panorama con señales de precios mixtas, no parece probable que el BCRA vaya a acelerar la reducción de tasas”.

 

Hernán Hirsch, de F&E Consult, en cambio, aunque esperaba por única vez una baja de 100 puntos básicos esta semana, se basa en los IPC observados para sostener que no habría que esperar grandes bajas en la tasa de ahora en adelante: “Desde una óptica de mediano plazo, debe tenerse en cuenta que se advierte una tendencia de reducción (volátil) de la tasa de inflación. El BCRA continuará con su política de reducción de tasa de interés de 50 puntos básicos semanales”. El BCRA señaló que el principal dato a mirar es la inflación esperada: “Como se adelantó en el último comunicado, el BCRA considera apropiado acentuar el foco de su política monetaria en las expectativas de inflación de mediano plazo, particularmente las del año 2017”. La duda es si esas expectativas se reducen a las del REM o si relevamientos como el de la Universidad Torcuato Di Tella, que miden las expectativas de la calle (para los próximos doce meses en el GBA se espera una de 32,2%, bastante por encima del 21,8% que espera el REM) también deben ser tomados en cuenta.

 

Los números

 

“Las propuestas alcanzaron un nivel de $ 79.150 M, adjudicándose $ 78.319 M, lo que implica la renovación parcial del vencimiento que era de $ 88.535 M y una baja en el stock en circulación por $ 10.216 M, generando una expansión de la base monetaria de $ 13.441 M. Asimismo, en la última semana el BCRA absorbió $ 4.504 M mediante operaciones en el mercado secundario, registrándose un efecto expansivo total por operaciones de Lebac de $ 8.937 M”, comunicó.

 

Las tasas de corte se ubicaron en 27,25% a 35 días; 26,4% a 63 días, 25,78% a 98 días; 25,56% a 119 días; 25,26% a 147 días; 24,78% a 203 días y 24,57% a 252 días.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *