Con optimismo, el Gobierno presenta un Presupuesto realista

La oposición reclamará modificaciones en Ganancias y reducción de los superpoderes.

 

Ingresa hoy a la Cámara de Diputados la conocida como “ley de leyes” y el primer proyecto de Presupuesto macrista. El ministro de Hacienda, Alfonso Prat- Gay, se presentará por la mañana ante los diputados para exponer los lineamientos principales de los números que tiene previsto el Gobierno para el 2017. Comenzará un tratamiento que será extenso y traerá en cola debates postergados. Aún así, desde el oficialismo confían en contar con la ley aprobada para la segunda semana de noviembre.

 

Puntos principales

 

“La característica es que vamos a tener Presupuesto, ¡eso es flor de característica! Todo tiene que sumar 100, no como el viejo truco de que todos piden y después da 180, eso no va”, enfatizó, ayer por la mañana, el presidente Mauricio Macri. El Ejecutivo trazó en el proyecto el especulativo para el año entrante, en donde prevé un crecimiento de la economía del 3,5% y una inflación con techo del 17%. A su vez, pronostican un dólar a 18$, el número más cuestionado entre especialistas y oposición. En el espíritu del Presupuesto, Macri presentará un proyecto “austero” en gasto corriente con foco en el gasto social y la obra pública. Asimismo, adelantó que se prestarán a debatir modificaciones en las escalas del impuesto a las ganancias, como también el límite a la facultad de reasignar partidas presupuestarias. El Ejecutivo estipula un recorte de subsidios de energía y transporte en, aproximadamente, $50.000.000.

 

En diálogo con El Economista, el presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda en Diputados, Luciano Laspina, de Cambiemos, confirmó los números previstos por el Gobierno y aseguró que “en espíritu es presupuesto que trata de ser muy austero en materia de gastos corrientes y enfoca el crecimiento del gasto fundamentalmente en el gasto social empujado en buena medida por el aumento a las jubilaciones –ley de reparación– y el aumento en La obra pública”. En cuanto al tratamiento, y al diálogo con la oposición, Laspina consideró que “hay voluntad de avanzar en una ley, pesar de ciertos reclamos. Afirmó que serán de la partida, tanto los proyectos sobre el impuesto a las ganancias como la reducción de los superpoderes, a razón de que “compartimos la misma filosofía”.

 

Según lo trascendido, los cambios en las ganancias que propondrá el Gobierno serán “moderados”, en el que se contemplará un aumento –leve– del mínimo no imponible. En la cartera de Prat- Gay, adelantaron que serán “pocos o muy pocos” los trabajadores que dejen de pagar.

 

Negociación Sergio Massa, líder del Frente Renovador y actor clave en cuanto a las alianzas del Gobierno en el Congreso, anticipó que negociará “una compensación por la pérdida de poder adquisitivo de jubilaciones y planes sociales” como también una modificación en el impuesto a las ganancias para que no alcance al aguinaldo de fin de año. Otro de los reclamos de la oposición, representado por los gobernadores, refiere a la ley de Responsabilidad Fiscal, que le permitiría a las provincias tomar deuda sin permiso del Ejecutivo nacional. De igual manera, el Gobierno no tendría decidido si avanzará o no frente a este último punto.

 

Para Marco Lavagna, referente económico del FR en la Cámara Baja, los números propuestos por el Gobierno “alcanzables”. “Es factible el crecimiento, la clave es ver si es muy concentrado o genera una salida de la crisis y empezamos a recuperar, y creo que la tendencia es que vamos a un crecimiento concentrado, en el cual emergen la conflictividad y los problemas sociales”, señaló en diálogo con la FM Uno. En referencia a los acuerdos con el oficialismo, anticipó que “al igual que como pasó con otras leyes, va a tener el mismo resultado. Quizá no se apruebe idéntica a como la que manda el Gobierno, pero si superadora o con cambios”.

 

A nivel parlamentario, al Gobierno le ha costado más los primeros meses del segundo semestre que lo realizado en la primera parte del año, en el que aprobó proyectos clave como el acuerdo con los holdouts, la superley y los pliegos de la Corte Suprema. A pesar de un arranque escamoso, con modificaciones significativas en propuestas oficialistas, Cambiemos cree haber retomado la senda del consenso y confía en que recibirá el respaldo opositor, pronosticando un tratamiento de dos meses. Mantiene un diálogo constante con referentes de la mayoría de los bloques, exceptuando a los diputados kirchneristas, lo que provocó el enojo de Héctor Recalde y Axel Kicillof, que sin embargo declararon que no pondrán palos en la rueda, y no dejarán al Gobierno sin presupuesto.

 

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *